¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
Implanta INE-ACE en tu edificio y ahorra hasta un 85% de tu factura de suministro eléctrico
May09

Implanta INE-ACE en tu edificio y ahorra hasta un 85% de tu factura de suministro eléctrico

En alguna ocasión hemos hablado del sistema INE-ACE como forma de ahorro de energía en nuestras comunidades de vecinos, pero ¿sabemos exactamente en qué consiste? ¿Qué pasos debemos seguir para poder implementarlo? Y lo más importante, ¿qué beneficios obtendremos en nuestro edificio? ¿En qué consiste una INE-ACE?     Al ponerte en contacto con nosotros, nuestros técnicos hacen un análisis objetivo tanto del cosumo del ascensor como de los servicios generales del edificio, para tener identificado lo siguiente: Obtener un conocimiento fiable del consumo energético de la escalera, y el coste que esto supone para los vecinos a final de mes. Identificar y estudiar los factores que afectan al consumo de energía. Estudiar las distintas posibilidades con las que contamos para poder llevar a cabo el ahorro de energía. ¿Qué pasos seguimos en Ascensores Inelsa Zener para implantar una INE-ACE? Hacemos un estudio inicial en el que recogemos todos los datos que nos proporcionan los propietarios de la comunidad de vecinos. Analizamos los datos y proponemos mejoras energéticas a los vecinos. Ponemos en marcha las mejoras que hemos pactado con la comunidad. ¿Qué resultados y beneficios obtiene una comunidad de propietarios con una INE-ACE?   Optimizamos los recursos eléctricos contratados con anterioridad por los vecinos, adecuándolos al mínimo consumo. Identificamos los posibles costes de difícil cuantificación del edificio, así como todos aquellos que pudiesen estar sobredimensionados. Conseguimos la recuperación total de la inversión que se había realizado. Así que si los que quieres es ahorrar en la factura de la luz, solo tienes que llamarnos. En Ascensores Inelsa Zener tenemos profesionales cualificados, que te asesorarán para que puedas reducir al mínimo tu consumo...

Leer Más
¿Quieres pasar miedo en un ascensor? ¡Visita el Hotel Hollywood Tower!
Abr25

¿Quieres pasar miedo en un ascensor? ¡Visita el Hotel Hollywood Tower!

Al igual que el crepúsculo que existe entre la luz y la sombra, hay en la mente una zona desconocida en la cual todo es posible. Podría llamarse la dimensión de la imaginación, una dimensión desconocida donde nacen sucesos y cosas extraordinarias como lo que ahora vamos a ver. ¿Que no es posible? Todo es posible en el reinado de la mente. Todo es posible en la «Dimensión Desconocida». Así es como empezaba la serie de terror y misterio de los primeros años de la década de los 60, «Twilight Zone» (o como se llamó en España: «La Dimensión Desconocida»), que sirvió de inspiración a la que es, posiblemente, una de las atracciones más emocionantes de Disney’s Hollywood Studios de Orlando. Todo comenzó el día 31 de octubre de 1939. Cinco personas de la misma familia desaparecieron misteriosamente, sin dejar rastro, cuando un rayo cayó en el hueco del ascensor del Hotel Hollywood Tower. A raíz de este fatal suceso, el Hotel cerró sus puertas hundiéndose en el más completo de los abandonos. La Torre del Terror de la Twilight Zone lleva a todos sus huéspedes a un aterrador viaje a través del tiempo para descubrir qué les pudo llegar a suceder a los pasajeros que decidieron meterse en un ascensor, en un día de tormenta, la noche de Halloween de 1939. Disney tiene originales, emocionantes e increíbles atracciones, y esta no podía ser una excepción. Una atmósfera terrorífica invade a todo aquel que se adentra en el apocalíptico Hotel. Miles de turistas cada año, ávidos de grandes emociones, recorren sus estancias llenas de polvo y telarañas, donde se amontonan libros de visitas de la época, teléfonos antiguos, muebles de antaño, y obras de arte de principios del S.XX. El recorrido inicial finaliza en la biblioteca. Allí, a través de una televisión antigua, se puede ver un vídeo en blanco y negro donde Rod Serling, presentador, guionista y director de la serie original «La Dimensión Desconocida», informa sobre las sensaciones que están a punto de experimentar los «huéspedes» en sus propias carnes. Después de ver la explicación, los invitados bajan a la sala donde se encuentran las calderas, y allí acaban subiendo a uno de los ascensores del edificio. Despídete del mundo real… ¡comienza la diversión! Una gran cabina de ascensor llena de asientos, comienza a desplazarse a través de las oscuras y abandonadas plantas del Hotel Hollywood Tower. Efectos especiales con juegos de luces, portazos, fantasmas, ruidos de cadenas, tic tac de relojes,… aterrorizan a los pasajeros. De repente, el elevador, fuera de control, se para y sube con rapidez hasta el piso número trece, para caer posteriormente...

Leer Más
Mi ascensor hace ruido. ¿Debo preocuparme?
Abr11

Mi ascensor hace ruido. ¿Debo preocuparme?

En las comunidades de vecinos tenemos que aguantar ruidos de todo tipo: escuchamos a través de las paredes conversaciones que no quisiéramos oír, los portazos, las obras que se realizan en alguno de los pisos, el tráfico de nuestras calles,… Pero si hay un ruido que realmente nos molesta y nos inquieta a partes iguales, es el del ascensor. Quien más y quien menos hemos dicho frases como: «¿Es normal que pegue estos frenazos cada vez que se para?» «¡Estas puertas suenan fatal cuando se abren!» «Ese ruido que se oye detrás de la cabina mientras me desplazo, ¿qué debe ser?» «¡A ver si llego pronto a mi rellano!»     Como ya sabemos, los ascensores son mecanismos que cuentan con diferentes componentes, por lo que no es de extrañar que una u otra pieza acabe haciendo ruido, sobre todo si la instalación del mismo se realizó hace años. Para el común de los usuarios, la parte más importante es la cabina (posiblemente porque es la que usamos a diario). De ella sabemos que se desplaza verticalmente a través de una cavidad hecha de hormigón, gracias a unos carriles que se encuentran en sus paredes y a unos cables y contrapesos de los cuales se encuentra suspendida. La sala de máquinas, donde están tanto las poleas como el motor, es precisamente la parte más ruidosa de todas. Colocada en la parte alta de los edificios, la consideramos el corazón del ascensor, y es la que hace posible que éste pueda funcionar. ¿Cuánta gente se ha llegado a comprar un ático, sin percatarse que la maquinaria se encontraba pared con pared con alguno de los dormitorios? ¿Cuáles son las causas más habituales para que un ascensor haga ruido? Las causas por las que un ascensor hace ruido pueden ser diversas: desde un mal aislamiento, a una instalación defectuosa de alguna de sus piezas, pasando por el desgaste o una falta de engrase, son solo alguna de ellas.     Las puertas son una de esas partes fundamentales que, al usarse constantemente, pueden llegar a sufrir mayor desgaste. En muchas ocasiones, el rozamiento en sus engranajes puede provocar una mala apertura y cierre de éstas, haciendo que no funcione el ascensor. El sistema de cableado puede producir también ruidos, sobre todo si llega a golpear en las paredes del foso. El desgaste en algunas de las piezas del motor, o la falta de lubricación en las guías del ascensor pueden provocar vibraciones muy molestas y ruidos excesivos cada vez que se desliza la cabina. Otro de esos sonidos que nos parecen extrañísimos, se encuentran en edificios altos. En este tipo de...

Leer Más
Los ascensores panorámicos: una atracción en los edificios públicos
Mar13

Los ascensores panorámicos: una atracción en los edificios públicos

Tal y como dice Wikipedia: “un ascensor es un sistema de transporte vertical, diseñado para mover personas u objetos entre los diferentes niveles de un edificio o estructura”. Dicho así, parece que estemos hablando de una máquina carente de estética, y cuya única finalidad es tan solo moverse hacia arriba y hacia abajo. Para los que nos apasionan los ascensores, éste no es tan solo un aparato sin más: para nosotros, un elevador puede llegar a ser una parte fundamental e importante del diseño de un edificio.     ¿Sabías que aquellos elevadores que consiguen dar un punto de exclusividad suelen ser, habitualmente, los panorámicos? ¿Te has planteado alguna vez qué ventajas tienen este tipo de ascensores frente a los convencionales? Ya sea en un edificio más tradicional o en uno más moderno, los ascensores de cristal dan a las estructuras un aspecto más minimalista, moderno y elegante. Su estética transparente y liviana hace que se pueda adaptar a cualquier lugar, convirtiéndose en parte de la arquitectura. Uno de los alicientes de esta clase de cabinas es el hecho de que, en muchas ocasiones, se puede ver el mecanismo desde el exterior, lo cual hace que viajar en él se convierta en una experiencia mucho más divertida para el usuario, sobre todo si hay niños de por medio. Otro punto a tener en cuenta a la hora de instalar un ascensor de vidrio es el ahorro de energía. El hecho de que no necesite iluminación artificial en gran parte de la jornada, sobre todo entre abril y octubre, hace que se reduzcan considerablemente el coste de la luz del bloque, así como también las emisiones de CO2 a la atmósfera. ¿Sabías que los ascensores panorámicos nos pueden llegar a hacer más felices? Eso no lo decimos solo nosotros. ¡Hay estudios que lo avalan! Atraer la luz natural del sol a un edificio estimula nuestro estado de ánimo, y afecta positivamente a nuestra salud mental y física. En el mundo de los negocios la experiencia del cliente lo es todo: desde que se adentra en el edificio hasta que acaba saliendo de él, pasando por todo el recorrido realizado (recepción, ascensor, oficinas, …), y el hecho de que ese lugar no sea lúgubre e iluminado con luz artificial predispone a la compra de productos o al cierre de tratos en un negocio.     Tampoco tenemos que olvidar que un ascensor de cristal puede ser una atracción turística para un edificio o incluso para una ciudad. Hay muchas personas que deciden alojarse en un hotel determinado, o visitar una cafetería o un restaurante sabiendo que uno de sus alicientes va...

Leer Más
Las claves para superar el miedo a los ascensores
Dic05

Las claves para superar el miedo a los ascensores

¿Cuántas veces has llegado a un edificio en que no habías estado anteriormente, y en el momento de pulsar el botón del ascensor te lo has pensado mejor, y has acabado subiendo por las escaleras? Si esto te ha ocurrido alguna vez, y no lo has hecho para mantenerte en forma, posiblemente eres una de las personas que tienen miedo a subir en un ascensor. La fobia a los ascensores no está categorizada como una fobia propiamente dicha, sino que es el conjunto de dos fobias a la vez, que hace que tengamos un miedo irracional a cualquier cosa que provenga de ellos: – La claustrofobia, que hace que tengas miedo a estar encerrado en un espacio de pequeñas dimensiones. – La acrofobia, que se caracteriza por un miedo extremo a las alturas, y en el caso de los elevadores, el miedo a caer de ellas. En la actualidad, y debido al aumento de edificios que son cada vez más altos, este tipo de miedos pueden llegar a ser invalidantes, llegando a interferir negativamente en nuestra vida diaria. ¿Quién no coge un ascensor, como mínimo un par de veces al día? Si eres de los que estás en el supermercado haciendo la compra, y en vez de pensar en lo que necesitas para llenar el frigorífico, estás más pendiente de cómo te lo vas a montar para subir el carro lleno a tu piso, este artículo te interesa.     ¿A qué le tienes realmente miedo? En algunos casos es a los espacios cerrados, en otros a la altura, a la falta de control si ocurre algo dentro, a la maquinaria,… Sea como sea, siéntate tranquilamente y piensa en ello. Haz una lista con las situaciones que te puedan llegar a angustiar, con el fin de averiguar qué es lo que realmente te atemoriza. ¿Cómo afrontar ese miedo? Una vez ya sabes qué es lo que te atemoriza, vuelve a hacer una lista, pero esta vez plasma en el papel todos los pasos que tienes que seguir para coger ese ascensor: llegar a un edificio al que no has estado nunca, presionar el botón de llamada de la planta calle, la apertura de puertas, entrar en él, seleccionar el piso al que quieres ir, el cierre de puertas, el recorrido mientras va pasando por los diferentes pisos,… De todas estas situaciones, ¿cuál es la que más te agobia? ¿Crees que puedes hacer algo que te haga sentir mejor? En tu vida cotidiana, repite cada una de ellas, hasta que te sientas con fuerzas para usar solo el ascensor. Para ayudarte en esta tarea hay quien se mete en la...

Leer Más
Me he quedado atrapado… ¿y ahora qué ocurre?
Nov21

Me he quedado atrapado… ¿y ahora qué ocurre?

En el momento en el que recibimos la llamada de alguien que se ha quedado atrapado dentro de uno de nuestros ascensores, empieza a ponerse en marcha el engranaje que acabará con el rescate de dicha persona, así como también la reparación del elevador. ¿Quieres saber qué pasos sigue nuestra central de emergencias cuándo suena el teléfono?...

Leer Más
3 sistemas que evitan la sobrecarga de peso en los ascensores
Nov06

3 sistemas que evitan la sobrecarga de peso en los ascensores

La capacidad de un ascensor varía en función del lugar donde se construye o qué uso se va a hacer de él: no caben las mismas personas dentro de un ascensor de una comunidad de vecinos, que en un centro hospitalario o en un edificio de oficinas. Uno de los factores que más influyen en la cantidad de gente que se puede llegar a meter son las dimensiones que llega a alcanzar la cabina: a más grande, más usuarios caben dentro. Los ascensores usados en estructuras más altas o aquellos que están especialmente diseñados para desplazar carga, como son los vehículos, a través de diferentes alturas, pueden llegar a sobrepasar hasta 10 veces el peso del ascensor que tenemos en nuestras casas. Pero ¿alguien sabe qué puede llegar a ocurrir si excedemos el peso permitido por el fabricante?   Como regla general, en cada uno de los ascensores existe una placa bien visible en el interior del habitáculo, donde indica los kilos máximos que éste puede llegar a desplazar. El problema que nos encontramos es que, en la mayoría de los casos, ni nos fijamos que existe. ¿Y qué sucede cuándo la vemos? Que ya estamos metidos dentro y, a no ser que el cálculo sea sencillo, no nos ponemos a dividir peso por número de personas, con lo cual no nos sirve de nada estar avisados. Así que lo más importante en estos casos es tener el ascensor con las revisiones al día, y con los sistemas de seguridad inspeccionados para evitar una catástrofe. Sistemas de seguridad en los ascensores para evitar el exceso de peso en su interior: – Fabricar una cabina con un espacio limitado, de forma y manera que no quepa más gente que la que realmente puede llegar a subir. Es decir, si un ascensor tiene una capacidad de desplazamiento de 300 kilos de peso, se debe colocar un habitáculo en el que puedan llegar a caber no más de 4 ó 5 personas dentro. No tiene lógica tener un ascensor con peso máximo de 300 kilos y un habitáculo donde se puedan meter 12 ocupantes. – El peso que se marca en la placa no es, ni de lejos, el máximo permitido. La cifra que podemos ver en ella, es siempre mucho más baja que la real. Así que… ¡tranquilos! – Los ascensores se fabrican con un sensor de sobrecarga: una alarma, audible para los ocupantes, que pita en el momento que hay un exceso de capacidad. Bloquea la cabina para que se mantenga quieta en el lugar donde está, evitando que las puertas se lleguen a cerrar.   Actualmente, los fabricantes dotan...

Leer Más
¿Podemos usar un ascensor durante un incendio?
Sep25

¿Podemos usar un ascensor durante un incendio?

La verdad es que una de las peores situaciones por las que podemos llegar a pasar, es encontrarnos metidos de lleno en un incendio. Hasta las personas más tranquilas pueden volverse completamente locas en una circunstancia como esa: ¡y no es para menos! En esos casos, lo mejor es poder llegar a mantener, en la medida de lo posible, la calma. Sentir un pánico irracional en una situación así, solo puede empeorar las cosas, haciendo que actuemos impulsivamente, sin analizar los pros y los contras de nuestras acciones. En los incendios está totalmente prohibido usar el ascensor, incluso aunque nos encontremos en la parte más alta del edificio. En ese caso, debemos tranquilizarnos y hacer todo lo posible para mantenernos a salvo. Si tenemos la gran suerte que podemos acceder al exterior bajando por las escaleras de manera ordenada: ¡genial! Si no podemos hacerlo, ya que están invadidas por el humo y las llamas, deberemos esperar pacientemente a los bomberos, metidos dentro de un habitáculo que no se vea afectado por el fuego, tapando la rendija de la puerta con prendas o toallas previamente mojadas. Y sobre todo, lo que debemos tener claro es que, en caso de una emergencia como ésta, no debemos usar jamás un ascensor.     ¿Qué ocurre con los ascensores durante un incendio? En caso de estar inmersos en un siniestro así, lo normal es que se interrumpa el suministro eléctrico, bien porque el fuego haya llegado a la fuente de alimentación dejándola inservible, o bien porque los bomberos hayan cortado el flujo eléctrico para evitar males mayores. Sea como sea, el estar metido en su interior no es, en ningún caso, una buena idea. Otro de los problemas con los que nos podemos encontrar es con el efecto chimenea, que afecta principalmente al hueco del ascensor. Este efecto chimenea viene dado por la combustión de los gases, que al ser más calientes que la temperatura ambiente, tienden a subir, ocupando con rapidez los pisos superiores a través del hueco de la escalera y el del ascensor. Si esto ocurre, unido al corte de la electricidad, el elevador se convierte en una trampa mortal para cualquier persona que lo esté usando, ya que al no ser la cabina un lugar hermético, tanto esos gases, como el humo, las altísimas temperaturas y en muchas ocasiones el fuego acaban apoderándose de su interior. Por desgracia, no sería la primera vez que eso acaba ocurriendo, y casi siempre con resultados fatales.     Así que debemos tener muy presente que, por la seguridad de sus ocupantes, la normativa (y el sentido común) prohibe terminantemente el uso del...

Leer Más
Sistemas de control de acceso en los ascensores: ¿Qué son? ¿Para qué sirven?
Sep12

Sistemas de control de acceso en los ascensores: ¿Qué son? ¿Para qué sirven?

Por un tema de seguridad, cada vez es más habitual tener controlada la entrada a los edificios, sobre todo los destinados al uso de oficinas, y los entornos residenciales de un cierto nivel adquisitivo. Debemos tener en cuenta que, uno de los lugares por donde se puede colar más de una visita indeseable, es por el ascensor. Precisamente para que eso no ocurra, existen sistemas de control de acceso dentro de los elevadores. ¿Quieres saber cómo funcionan? ¡Toma nota!     Los sistemas de control de acceso funcionan mediante una tarjeta proporcionada por el administrador o el jefe de seguridad del edificio. Dicha tarjeta da la posibilidad de acceder a ciertas plantas al titular de la misma. Es decir, imagina a un empleado que trabaja en el departamento comercial, y al que se le da acceso al piso donde se encuentra el departamento de marketing o al de administración, pero que no se le deja llegar al lugar donde se encuentran el centro de datos de la empresa. Otro ejemplo podrían ser los trabajadores de la empresa de limpieza de la misma compañía, cuyos empleados deberían tener acceso a todos los departamentos, ubicados en todas las plantas, pero solo en unos horarios determinados. ¿Y qué ocurriría si esa misma empresa necesitase a trabajadores externos para hacer una obra determinada? Pues que se les daría acceso únicamente a la planta donde tuviesen que estar trabajando, por el periodo de tiempo en el que durasen las obras. ¿Cuáles son las ventajas de los sistemas de control de acceso? El mejorar la seguridad del edificio es básicamente la principal. El hecho de evitar que todo aquel que entre en las instalaciones no pueda acceder a las distintas plantas, hace que el edificio sea un lugar mucho más seguro. Para una máxima seguridad, estos sistemas pueden ser complementados con una buena videovigilancia en lugares específicos, como son las entradas y los diferentes rellanos del edificio.     Otra de las ventajas de este tipo de tarjetas es que cada una de ellas almacena un registro de los movimientos que ha ido haciendo su titular a su paso por las diferentes plantas, desde que entra en el edificio hasta que sale de él. El jefe de seguridad puede acceder, mediante un programa informático, a la información de todos los pasos que ha ido haciendo el usuario, por lo que disuade a éste de perpetrar ningún robo, ninguna acción de vandalismo o cualquier otro delito que se pudiese llegar a ocurrir en entornos residenciales o en bloques de oficinas en los que trabaja un gran número de personas. Mantener la seguridad de un edificio, para...

Leer Más
Accesorios necesarios dentro del ascensor: los espejos y los pasamanos
Jul17

Accesorios necesarios dentro del ascensor: los espejos y los pasamanos

¿Cuántas veces coges un ascensor a diario? ¿Te incomoda el hecho de estar en un espacio tan reducido mientras llegas a la planta deseada? ¿Te has fijado alguna vez en los ascensores que habitualmente usas? ¿Sabes qué es lo que tienen en común para que nos sintamos mucho más confortables dentro de ellos? Levántate de donde estés ahora mismo. Sal al rellano de tu casa o de tu puesto de trabajo y pulsa el botón del ascensor. ¿Qué ves, aparte del habitáculo de la cabina? En la gran mayoría de los ascensores que usamos diariamente podrás observar que hay un par de objetos que son comunes a todos ellos: el espejo y el pasamanos. Su uso no es casual y, aunque nos lo parezca, no se utilizan principalmente por estética. Estos dos objetos son los que se encargan de hacer que una cabina de ascensor sea un lugar menos hostil y mucho más seguro.     Los espejos Independientemente de mirar si llegas despeinado a la oficina, si se te ha ido la mano con la maquinilla de afeitar, o si has salido de casa maquillada de más por culpa de las prisas mañaneras, los espejos dentro de lugares tan pequeños están especialmente diseñados para evitar sentir claustrofobia. ¡Cuántas personas rehúyen subir a uno de ellos, por tener un miedo irracional a los espacios cerrados! Después de todo, permanecer dentro de un lugar tan pequeño, aunque solo sea por un corto espacio de tiempo, es como una eternidad para aquellos que sufren de esta patología. Precisamente es por esta razón por la que se colocaron, allá por los años 20, los espejos en las cabinas de ascensor: ópticamente hacen que el espacio se perciba más amplio, aliviando el estado de ansiedad que provoca esta fobia. Otra de las razones, si bien no es la principal, es por seguridad. Su reflejo hace que tengas la posibilidad de vigilar a los que te rodean dentro de él, evitando posibles robos y situaciones desagradables.     Los pasamanos Así como tenemos constancia de cuándo se empezaron a utilizar los espejos dentro de las cabinas, nadie sabe por qué se comenzaron a usar los pasamanos, ni cuál fue inicialmente la razón por la que se añadieron al diseño del interior de los elevadores. En la actualidad, este objeto forma parte de la seguridad de la cabina. A pesar de que, la mayoría de los usuarios, tenemos la fortaleza y el equilibrio suficiente como para no caernos en cuanto el ascensor se pone en funcionamiento, no son pocas las personas (mayoritariamente de avanzada edad) que necesitan asirse en algún lugar para no acabar de...

Leer Más
Los ascensores y la sensación de compartir espacio con gente que no conoces
Jul04

Los ascensores y la sensación de compartir espacio con gente que no conoces

La gran mayoría de nosotros, utilizamos el ascensor varias veces al día, sin pararnos a pensar que, la manera que tenemos de comportarnos dentro de él, dice mucho de nuestra forma de ser. ¿Cómo procedemos cuando nos metemos en un lugar tan pequeño? Independientemente de la cantidad de gente que haya dentro de él, lo primero que hacemos es pulsar el botón que nos llevará a la planta a la queremos acceder. Es justo después de este acto, cuando nuestra manera de proceder es diferente, en función de si tenermos la fortuna de poder usarlo solos, o por el contrario nos hemos encontrado con compañía, ya que no hay lugar donde sea más incómodo adentrarnos, que dentro de un ascensor en el que ya hayan ocupantes.     Uno de los estudios sociológicos más interesantes que hay, y que está en la mano de todos, es observar el comportamiento de los pasajeros de unos grandes almacenes. Haz la prueba: coje uno de sus ascensores, y dedícate a subir y bajar un par o tres de veces. Si lo haces, te darás cuenta como los pasajeros parece que, por puro instinto, saben cómo organizarse dentro de de él. Con cada persona que entra, los demás ocupantes se van desplazando, a la vez que se quedan encarados hacia la puerta de salida, mientras van ocupando los espacios que aún quedan vacíos. El objetivo de dicho desplazamiento, no es otro que mantener la distancia máxima para no sentir que están invadiendo tu propio espacio vital, o que eres tú el que invades el espacio vital del otro. Tal y como van entrando más personas dentro de la cabina, los ocupantes se van recolocando una y otra vez, mientras se saludan de forma protocolaria, con un “buenos días” o “buenas tardes” en función de la hora del día que sea. Dos ocupantes que no se conocen de nada, acostumbran a colocarse cada uno en un extremo del habitáculo. Al entrar una tercera persona, se formará seguramente y de manera inconsciente, un triángulo entre ellos, variando su posición al introducirse una cuarta. Lo más curioso de todo esto es que, aunque ese ascensor lo utilicemos a diario, actuamos casi siempre como si fuese un lugar desconocido: evitamos el contacto visual, o miramos y remiramos nuestro teléfono móvil. Y… ¿cuál es nuestro único pensamiento?: “a ver cuándo salgo de aquí”.     Pero la incomodidad de ese momento no radica únicamente en el hecho de estar en un espacio pequeño y cerrado, repleto de individuos a los que nunca les hemos visto la cara. El subir en un ascensor es, para muchos, algo que está...

Leer Más
Paternoster: el ascensor que no se detiene para coger pasajeros
Jun20

Paternoster: el ascensor que no se detiene para coger pasajeros

Cuando pensamos en un ascensor, automáticamente nos viene a la mente los que utilizamos de forma habitual: un habitáculo al que se accede a través de una puerta, que sube y baja por un hueco, y que se va parando en los diferentes rellanos para recoger a sus pasajeros. Pero no todos los ascensores son iguales: existe uno cuyo funcionamiento poco tiene que ver con ellos. Un elevador Paternoster carece de la mayoría de las características que tenemos asociadas con los ascensores que conocemos: nunca se detiene para dejar que suban o bajen los pasajeros y no tiene puertas ni botones. De hecho, sus cabinas, que se deplazan a 30 centímetros por segundo, ni tan siquiera disminuyen la velocidad para permitir que los usuarios entren o salgan de él. A pesar de sus extrañas características, los Paternosters tienen una gran cantidad de seguidores, lo que explica en gran medida, por qué estos rudimentarios ascensores continúan existiendo.     Este tipo de ascensor de pasajeros consiste en una cadena que transporta compartimentos abiertos que se mueven lentamente en un bucle, hacia arriba y hacia abajo, dentro de la estructura del edificio. A medida que cada cabina llega a la parte superior o inferior del bloque, éstos se desplazan hacia los lados antes de descender o ascender. Este recorrido lo hace sin detenerse, logrando que los pasajeros entren y salgan en cualquier piso, en el momento que ellos deseen. De hecho, esta curiosa forma de funcionamiento es la que le da su nombre, ya que recuerda a un católico dándole vueltas a un rosario, a la vez que reza el “Padre Nuestro” (“Paternoster” en latín).     La construcción de estos ascensores se remonta a finales del S.XIX, en la ciudad inglesa de Liverpool. Fueron un medio de transporte bastante generalizado en Europa, pero por un tema de seguridad, han ido desapareciendo paulatinamente, hasta llegar a los pocos centenares que existen en la actualidad, principalmente en Alemania y las antiguas Repúblicas Soviéticas. Es evidente el alto riesgo de accidentes: uno de los más comunes es tropezar o caer en el momento en el que se accede al interior de las cabinas o que se sale de éstas, con el evidente riesgo para la integridad física de los pasajeros.     A pesar de ser una forma peligrosa de transporte, sobre todo si no se utiliza adecuadamente, ¿por qué aún siguen usándose estos elevadores? ¿Quién quiere seguir arriesgando su vida, o sufriendo graves lesiones, dentro de esta antigualla? ¿Qué tiene de especial este medio de transporte, que hace que tenga tantos seguidores? La principal ventaja de este artilugio es que permite la...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies