¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
Las 8 dudas más frecuentes sobre los salvaescaleras
Nov20

Las 8 dudas más frecuentes sobre los salvaescaleras

El progresivo envejecimiento de la población mundial ha traído consigo la necesidad de encontrar soluciones prácticas de movilidad en nuestro entorno. Subir y bajar escaleras sin dificultad es algo que hacemos habitualmente, sin ningún tipo de esfuerzo, la gran mayoría de nosotros, pero un solo peldaño puede llegar a ser un obstáculo insalvable si tenemos algún tipo de discapacidad. Hemos hablado en numerosas ocasiones sobre la necesidad de bajar a cota cero los ascensores de nuestras comunidades de vecinos, o cuando esto no es posible, promover la instalación de otros elementos que puedan darnos acceso fácil a las zonas donde se encuentran los accesos a los elevadores. En algunas ocasiones la instalación de un ascensor se hace casi imposible, en otras lo que prima es el tema económico, pero en todos estos casos lo más importante es el bienestar de los usuarios y la instalación de un salvaescaleras. Esta puede llegar a ser la solución ideal para conseguir desplazarnos sin esfuerzo y de forma segura entre diferentes niveles.     En el departamento de atención al cliente de Inelsa Zener recibimos a diario dudas sobre el funcionamiento y la instalación de los salvaescaleras. ¿Quieres saber cuáles son las más frecuentes? ¿Cuántos tipos de salvaescaleras hay en el mercado, y cuál es el que mejor puede adaptarse a lo que yo necesito? Existen dos tipos: los que nos podemos desplazar encima de una plataforma y encima de una silla. Los salvaescaleras de plataforma se han diseñado especialmente para todas aquellas personas que deben desplazarse en silla de ruedas. Los de silla están indicadas para todos los usuarios que, pudiendo andar, tienen dificultados para subir escaleras. ¿Es posible la instalación de un salvaescaleras en el exterior de un edificio? Sí, ya que nuestros salvaescaleras pueden instalarse tanto en la parte interior como exterior. La única diferencia entre ambos son los materiales. En el caso de los que se colocan en el exterior el material debe aguantar la intemperie.     Mi escalera tiene zonas que son curvas. ¿Puedo instalar igualmente un salvaescaleras? Los salvaescaleras están hechos a medida y se pueden colocar en la mayoría de las escaleras, independientemente de la forma que esta tenga. La instalación es sencillísima, tanto si se colocan en escaleras con tramos rectos, como si se tiene que desplazar a través de escaleras curvas, o tramos con diferentes pendientes o descansillos. Estos últimos pueden a llegar a costar algo más, ya que los rieles deben diseñarse a medida, adaptándose a las dimensiones exactas de la escalera, tardando algo más su instalación, pero su fabricación carece de dificultad. ¿Necesito disponer de una toma de corriente especial para...

Leer Más
4 maneras de hacer accesible tu comunidad de vecinos
Sep23

4 maneras de hacer accesible tu comunidad de vecinos

Todos recordamos aquellos edificios de viviendas, que se construyeron durante los años 50 y 60, justo en el momento de máxima migración de los pueblos hacia las ciudades, en las que antes de llegar al pequeño vestíbulo donde se encontraba el ascensor se debía subir uno o dos tramos de escaleras. A esos bloques de pisos iban a vivir básicamente parejas jóvenes, cuyos problemas de salud eran inexistentes. El problema vino con el paso de los años y los achaques de aquellos que gozaban de buena salud, y que ahora peinan canas y pasan de los 70. Un insignificante escalón para la mayoría de nosotros, puede llegar a ser un gran problema para aquellos que tienen dificultades de movilidad, o un obstáculo insalvable para los vecinos que se desplazan con la ayuda de una silla de ruedas. ¿De qué sirve tener un ascensor adaptado con las medidas mínimas para poder entrar con una silla, si los vecinos no pueden acceder a él? Ese pequeño tramo de escaleras que hay en muchas entradas de las comunidades, pueden llegar a ser el motivo principal para no poder salir a la calle.     La normativa sobre accesibilidad en edificios es muy clara en este aspecto: desde el 4 de diciembre del 2017 obliga a los propietarios de las fincas a realizar las obras necesarias para garantizar la accesibilidad a aquellas personas que residan, trabajen o presten algún servicio en esa comunidad, y que tengan algún tipo de discapacidad o sean mayores de 70 años. Para ello se deberán efectuar las modificaciones que se necesite en el edificio, o bien instalar en su lugar elementos mecánicos que garanticen la plena accesibilidad a todos los vecinos. Para conseguir que un bloque de pisos sea totalmente accesible, lo propietarios deben valorar todas las opciones que se les puede ofrecer, y que no siempre son tan costosas como nos imaginamos: BAJAR EL ASCENSOR A COTA CERO A priori es la opción ideal, aunque sea la más costosa. Ya sabemos que, por cuestiones obvias, es en la que se necesita hacer una obra importante, pero vale la pena hacerla. De todas formas, si se dispone del espacio suficiente, el poder acceder directamente al vestíbulo donde se encuentra la parada del ascensor, es un auténtico lujo, y la revalorización de los pisos es mucho más elevada que con cualquiera de los otros sistemas de accesibilidad. INSTALACIÓN DE UN ELEVADOR VERTICAL En ocasiones, la opción de bajar a cota cero el ascensor se hace inviable, por lo que se instala un pequeño elevador vertical, con capacidad para que se pueda desplazar una silla de ruedas. Este tipo de...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies