¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
4 ventajas de los sistemas elevadores para estacionamiento de vehículos
Ene28

4 ventajas de los sistemas elevadores para estacionamiento de vehículos

¿Sabías que España es el decimoquinto país del mundo con mayor número de matriculaciones por cada mil habitantes? A pesar de la caída de consumo de vehículo nuevo, provocada por la pandemia de la covid-19 en el año 2020, nuestras ciudades están atestadas de coches circulando y buscando aparcamiento, y todos sabemos que no tiene nada de divertido el conducir detrás de alguien que se está volviendo loco para intentar aparcar en un hueco que, en la mayoría de los casos, es imposible encontrar. Durante décadas, los parkings de debajo de los edificios han sido la solución perfecta para ayudar a descongestionar el centro de nuestras ciudades, ya que proporcionan cientos de plazas de aparcamiento sin ocupar mucho espacio. De un tiempo a esta parte, debido al aumento en el número de automóviles, los garajes convencionales están empezando a no ser suficientes, dando paso a la construcción de los sistemas elevadores para estacionamiento de vehículos, pero… ¿Son realmente seguros este tipo de aparcamientos? ¿Ahorran tanto espacio como dicen? ¿Cuáles son los beneficios de estos sistemas elevadores?     Ahorro de espacio Encontrar algún lugar libre donde poder aparcar cómodamente en la calle se puede convertir en una lucha. En grandes urbes, con un exceso de parque automovilístico, los garajes convencionales están empezando a ser insuficientes para poder albergar a tanto coche. El problema que están teniendo es que se desperdicia mucho espacio: rampas de subida y bajada, distancia mínima entre vehículo y vehículo para evitar golpes a la hora de abrir puertas, altura mínima para poder andar con comodidad (en nuestro país está estipulada en 2.20 metros),… Mientras que con los elevadores para estacionamiento de vehículos se aumenta la cantidad de lugar disponible, incluso duplicándolo, ya que se aprovecha todo el espacio. Seguridad Somos muchos los que dejamos nuestros coches delante de la entrada de un garaje con sistema de elevador de aparcamiento y, en el momento que se llevan nuestro vehículo, tenemos el mismo desasosiego que cuando vemos entrar por primera vez nuestro hijo a la escuela infantil. A fin de cuentas sabemos que nuestro coche va a estar suspendido por una plataforma lejos del suelo. Por experiencia: ¡no ocurre nada! Este tipo de sistemas están más que verificados y revisados. Es muy improbable que un ascensor de estas características pueda sufrir algún tipo de malfuncionamiento, aplastando o rayando un automóvil. Otra de las ventajas de este tipo de elevadores es la prevención de robos de vehículos, ya que la vigilancia y, principalmente la falta de acceso a los espacios de estacionamiento, hace que los ladrones ni se planteen entrar en ellos. Eso sin contar las maniobras que...

Leer Más
Los ascensores urbanos: una práctica forma de unir los barrios de un municipio
Dic03

Los ascensores urbanos: una práctica forma de unir los barrios de un municipio

El pasado lunes día 30 de noviembre, cayó en nuestras manos un artículo del Heraldo de Aragón, en el que se hablaba de la necesidad de instalar un segundo ascensor urbano en la ciudad de Teruel. De hecho, M. A. Moreno, autor del artículo, contaba cómo les había cambiado la vida a los que usan a diario el ascensor, con el que llegan a salvar un desnivel de 45 metros entre el barrio del Centro Histórico y el de San Julián. El problema con el que se encuentra ahora el consistorio de la capital turolense, es que el ascensor que existe actualmente se les ha quedado «pequeño», ya que con él se realizan unos 1400 desplazamientos diarios (no en vano une dos de los barrios más poblados del municipio). Como anécdota, Pepe Polo, Presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Teruel, comentaba que hasta que se construyó el ascensor, sobre todo las personas de más edad, no subían al Centro Histórico a no ser que tuviesen que acudir al médico, y que ahora el centro de la ciudad está lleno de vecinos comprando o paseando.     Lo que ocurre en Teruel no es, ni mucho menos un caso aislado. Son muchos los municipios, todos ellos con una orografía bastante complicada y barrios a diferentes niveles, que están incorporando los ascensores urbanos a sus calles. En ciudades como, por ejemplo, Barcelona, Basauri, Valladolid, Segovia o Santa Cruz de La Palma han existido históricamente interminables escaleras y cuestas empinadas, que han complicado la movilidad de sus habitantes. Personas mayores, ciudadanos que empujan coches de bebés, minusválidos en sillas de ruedas, vecinos cargados con la compra,… han sido siempre los más perjudicados. Muchos de los barrios más deteriorados socialmente se encuentran justamente en las zonas más altas de las ciudades. Este tipo de distritos están rodeados de desniveles que hacen que, muchos vecinos, se sientan excluidos de la accesibilidad que todas las ciudades deberían tener. Es en este tipo de municipios con una topografía compleja, donde los ascensores urbanos acaban siendo una novedosa solución como elemento funcional, de estructuración de territorio e incluso escultórico. Sabemos que su principal función es salvar las grandes distancias que hay entre barrios de un mismo municipio, pero no debemos olvidar que estos acaban también convirtiéndose en una atracción turística para el lugar donde se erigen. ¿Qué mejor manera hay de contemplar una ciudad desde su punto más alto, que subidos en una pasarela o un mirador?     Si bien los ascensores están fabricados todos por un igual, aquellos que tienen que estar en la intemperie deberían tener unas características muy concretas, ya...

Leer Más
Las 8 dudas más frecuentes sobre los salvaescaleras
Nov20

Las 8 dudas más frecuentes sobre los salvaescaleras

El progresivo envejecimiento de la población mundial ha traído consigo la necesidad de encontrar soluciones prácticas de movilidad en nuestro entorno. Subir y bajar escaleras sin dificultad es algo que hacemos habitualmente, sin ningún tipo de esfuerzo, la gran mayoría de nosotros, pero un solo peldaño puede llegar a ser un obstáculo insalvable si tenemos algún tipo de discapacidad. Hemos hablado en numerosas ocasiones sobre la necesidad de bajar a cota cero los ascensores de nuestras comunidades de vecinos, o cuando esto no es posible, promover la instalación de otros elementos que puedan darnos acceso fácil a las zonas donde se encuentran los accesos a los elevadores. En algunas ocasiones la instalación de un ascensor se hace casi imposible, en otras lo que prima es el tema económico, pero en todos estos casos lo más importante es el bienestar de los usuarios y la instalación de un salvaescaleras. Esta puede llegar a ser la solución ideal para conseguir desplazarnos sin esfuerzo y de forma segura entre diferentes niveles.     En el departamento de atención al cliente de Inelsa Zener recibimos a diario dudas sobre el funcionamiento y la instalación de los salvaescaleras. ¿Quieres saber cuáles son las más frecuentes? ¿Cuántos tipos de salvaescaleras hay en el mercado, y cuál es el que mejor puede adaptarse a lo que yo necesito? Existen dos tipos: los que nos podemos desplazar encima de una plataforma y encima de una silla. Los salvaescaleras de plataforma se han diseñado especialmente para todas aquellas personas que deben desplazarse en silla de ruedas. Los de silla están indicadas para todos los usuarios que, pudiendo andar, tienen dificultados para subir escaleras. ¿Es posible la instalación de un salvaescaleras en el exterior de un edificio? Sí, ya que nuestros salvaescaleras pueden instalarse tanto en la parte interior como exterior. La única diferencia entre ambos son los materiales. En el caso de los que se colocan en el exterior el material debe aguantar la intemperie.     Mi escalera tiene zonas que son curvas. ¿Puedo instalar igualmente un salvaescaleras? Los salvaescaleras están hechos a medida y se pueden colocar en la mayoría de las escaleras, independientemente de la forma que esta tenga. La instalación es sencillísima, tanto si se colocan en escaleras con tramos rectos, como si se tiene que desplazar a través de escaleras curvas, o tramos con diferentes pendientes o descansillos. Estos últimos pueden a llegar a costar algo más, ya que los rieles deben diseñarse a medida, adaptándose a las dimensiones exactas de la escalera, tardando algo más su instalación, pero su fabricación carece de dificultad. ¿Necesito disponer de una toma de corriente especial para...

Leer Más
Más curiosidades sobre el mundo del ascensor
Nov06

Más curiosidades sobre el mundo del ascensor

Los ascensores, durante toda su historia, han tenido un gran impacto en la arquitectura y el diseño de las ciudades. A través de la innovación de esta forma de viajar, podemos movernos a través de múltiples pisos rápidamente sin importar el peso, ni la cantidad de metros que subamos. Hemos cambiado la forma en que nos desplazamos a través de los edificios que visitamos a diario, sin ser realmente conscientes de la trascendencia que tiene realizar este acto. El ascensor es probablemente uno de los inventos más importantes de la historia de la humanidad. ¿Os imagináis qué hubiese sido de nosotros sin esa máquina? ¿Qué aspecto hubiesen tenido las ciudades sin ellos? Existen innumerables curiosidades acerca de los ascensores y son el reflejo de nuestra forma de ser, nuestro estatus social y nuestro bagaje cultural.     ¿Sabías que…? – La primera vez que se tiene constancia de un ascensor fue a través del arquitecto romano Vitruvio que, hacia mediados del S.III a.C., atribuyó su creación al físico y matemático griego Arquímedes de Siracusa. Según las referencias históricas de la época, se sabe que en el antiguo Egipto su uso para la construcción de grandes edificios era bastante frecuente, habitualmente mediante el uso de la fuerza humana o de animales de tiro. – Los espectáculos que se celebraban en uno de los edificios más famosos del mundo, el Coliseo, no hubiesen sido posibles sin sus rampas y sus 28 ascensores. Estos se accionaban mediante cabestrantes: un torno con un eje vertical, unido a las cuerdas que sujetaban la cabina y que la desplazaban a una altura de 7 metros. Tanto esas rampas como esos ascensores fueron un prodigio de la ingeniería: estaban camuflados en lugares estratégicos, desde donde una trampilla «escupía» a bestias salvajes para luchar en espectáculos de caza y ejecutar sentencias de muerte. Para accionar manualmente cada uno de esos elevadores, se necesitaban unas 11 personas. En las crónicas de la época, cuentan como 200 esclavos se dedicaban a estos menesteres en cada una de las jornadas.     – España es el país que cuenta con mayor número de ascensores por cada mil habitantes de todo el mundo. En el último estudio realizado se estimó que la totalidad de ellos podía llegar a ascender a cerca de un millón (más o menos unos 930.000). Parecen muchos, pero la realidad es que aún hay muchas personas dependientes que no pueden salir de sus hogares como consecuencia de carecer de un ascensor que convierta su comunidad de vecinos en un espacio adaptado a todos. – El primer ascensor que hubo en España se construyó en Madrid: el edificio...

Leer Más
5 datos curiosos sobre ascensores… que es posible que no sepas
Ago13

5 datos curiosos sobre ascensores… que es posible que no sepas

Pocos inventos nos han cambiado tanto la vida como los ascensores. La capacidad de transportar a varios metros de altura a pequeños grupos de personas, han cambiado la forma en la que vivimos y trabajamos. Aunque los ascensores modernos, tal y como los conocemos hoy en día, son consecuencia de casi dos siglos de desarrollo y diseño, debemos pensar que hemos estado usando modelos rudimentarios desde que se tienen documentos escritos. El uso de pequeñas plataformas, que se utilizaban para transportar artículos pesados entre plantas de un mismo edificio, y que se movían gracias a cuerdas accionadas por tracción animal, o en muchos casos, a la mano de obra de los esclavos, se remonta al Antiguo Egipto y a la época de la Antigua Roma. Tal y como contamos en nuestro artículo «El Coliseo Romano: los ascensores que te subían a la arena», estos fueron parte fundamental para subir a la arena, tanto animales salvajes como gladiadores, en el famoso Anfiteatro Flavio. ¿Sabes que gracias a su larga trayectoria en la historia, existen muchas curiosidades de los ascensores que posiblemente no conozcas?     Los «skyline» de las grandes ciudades son posibles gracias a ellos Es tan habitual usarlos a diario, que muchas personas desconocen que los edificios más altos de cuatro o cinco pisos son posibles gracias a que existen los elevadores. ¿Os podéis imaginar qué aspecto tendrían ciudades como Madrid o Barcelona si existieran en nuestros edificios? Sin ascensores este tipo de urbes crecerían a lo ancho y no a lo alto: se convertirían en grandes extensiones, de kilómetros y kilómetros de terreno, atestadas de pequeñas casas de una, dos o tres plantas. Complicado poder vivir en un lugar así, ¿no? Existe un botón en los ascensores que no funciona ¡Cómo lo estáis oyendo! Es evidente que los botones que más utilizamos, como los que nos llevan a los diferentes pisos así como el de apertura de puertas, funcionan a la perfección, pero… ¿qué me decís del botón para cerrar las puertas? Aunque no os lo creáis, es un placebo, es decir, se utiliza por un mero tema de estética y para que los pasajeros puedan sentir que, cuando lo usan, las puertas se cierran con más rapidez (es curioso, porque parece que lo hacen, pero en realidad no es cierto). Así que ya sabéis, por mucho que pulséis el botón, no os vais a librar del vecino plomizo con el que no queréis compartir un espacio tan pequeño.     España es el país del mundo con más ascensores Como lo oís: no hay otro país que tenga más ascensores por cada 1.000 habitantes que el...

Leer Más
El ascensor como forma de segregación de las clases sociales
Jul30

El ascensor como forma de segregación de las clases sociales

Hoy queremos explicar cómo, un invento como el ascensor, se ha convertido en algo más que un medio de transporte vertical con el que desplazarnos por un edificio. Esta máquina ha pasado a ser, de manera involuntaria, el responsable de la segregación por clases sociales que nos encontramos en los edificios más desfavorecidos de las ciudades. De hecho, basta con pasear por ellas, para ver cómo ha cambiado la fisonomía de los edificios gracias a los ascensores.     ¿Os parece que nos remontemos a principios del S.XX? En el centro de lo que ahora son las grandes urbes se empezaron a construir edificios de más de cuatro plantas cuya única manera de acceder a todos sus pisos era a través de la escalera. Fue en ese momento cuando vivir en el principal era cosa de las clases más acomodadas: techos altos, pisos más grandes, mejores acabados que los del resto del vecindario,… A eso le teníamos que unir que el tráfico rodado en las ciudades era más bien escaso, y que no pasaban ni ambulancias con las sirenas a todo meter, ni se oían ruidos en plena noche como los camiones de la basura o los contenedores en los que depositamos el cristal. Si nos fijamos bien, esta diferencia en se puede llegar a notar desde el exterior. Incluso en alguno de estos edificios se puede observar el añadido que la comunidad había pedido construir en lo que, en un principio, se usaba como terrado. Allí acostumbraba a vivir el portero de la finca, o familias que contaban con una renta baja y que se alojaban allí por un módico alquiler. Entrados los años 60, con la inmigración procedente de las zonas rurales y el boom de la construcción, se empezó a cambiar la distribución de las clases sociales dentro de los edificios. Este cambio de tornas no fue algo casual: fue consecuencia del aumento de la instalación de ascensores, a precios asequibles, en las nuevas construcciones. En ese momento, los pisos más caros pasaron a ser los de la zona más alta de la comunidad de propietarios: mejores vistas, ausencia de vecinos ruidosos, terrazas de las que poder disfrutar,… Atrás habían quedado las caminatas por la escalera con las bolsas de la compra o las maletas de la vuelta de un viaje. De repente todo fue más sencillo: entrar en la cabina de un ascensor, pulsar un botón y llegar al destino sin realizar ningún esfuerzo.     En la actualidad, los bloques de viviendas sin ascensor acostumbran a ser inmuebles antiguos cuyo deterioro físico de las viviendas es más que evidente. En muchas ocasiones, sobre todo...

Leer Más
Guía del buen uso del ascensor en la «nueva normalidad»
Jul02

Guía del buen uso del ascensor en la «nueva normalidad»

Cerremos los ojos y pensemos por un momento en todos aquellos lugares donde estamos al cabo del día: nuestra casa, la oficina, la panadería de la esquina, el supermercado de nuestro barrio, el coche, el autobús urbano,… Pienses en el sitio que pienses, seguro que no se te ocurre ningún otro espacio tan limitado como el interior de la cabina del ascensor. Por fortuna para todos aquellos que se sienten incómodos al compartir un lugar tan reducido con desconocidos, la entrada del Covid-19 a nuestras vidas ha hecho cambiar nuestros hábitos a la hora de relacionarnos los unos con los otros. Atrás ha quedado viajar más de una persona en el ascensor de nuestra comunidad de vecinos, a no ser que subas y bajes con personas con las que convives. De todas formas, si crees que por el hecho de usar el elevador solo, te exime de seguir unas reglas de comportamiento «post pandemia», nada más lejos de la realidad.     ¿Cómo usar el ascensor en una comunidad de vecinos? Pese a que el estado de alarma no está actualmente vigente en España, se espera que podamos volver a tener un rebrote en cualquier momento. Para evitarlo, debemos extremar las medidas de seguridad en lugares cerrados. Al compartir ascensor, la persona que está infectada, ya sea sintomática o asintomática, puede llegar a infectar a los otros vecinos si no se mantiene la distancia de seguridad o si estamos en contacto con una superficie que haya estado previamente contaminada. En los ascensores de los bloques de pisos, donde es imposible mantener estas distancias, la única solución es usarlos individualmente, y ante la imposibilidad de desinfectar después de cada uso, se hace necesario tomar medidas preventivas como el uso de mascarilla o la limpieza exhaustiva de manos cada vez que salgamos de él. Aprovechemos para hacer un poco de deporte, subiendo el tramo de escaleras que lleva a nuestra vivienda, o subamos al ascensor solos: por fin tenemos excusa para librarnos del vecino al que le queremos dar esquinazo. ¿Qué debemos hacer en un ascensor público? Aquí el tema es un poco más complicado ya que, por cuestiones obvias, el viajar solos es un poco más difícil a pesar de que la afluencia de público en este tipo de edificios haya disminuido. Por suerte, las dimensiones de la cabina en un centro comercial o un edificio de oficinas son bastante más espaciosas que en un ascensor convencional, por lo que debemos seguir las siguientes directrices:     – Si estás esperando el ascensor debes tener en cuenta su capacidad. Habitualmente en este tipo de lugares hay espacio suficiente entre los...

Leer Más
Hagamos un poco de historia…
Jun05

Hagamos un poco de historia…

Para la mayoría de los mortales los ascensores están ahí, han estado ahí toda la vida, y entramos y salimos de ellos sin darles ni la más mínima importancia. Nos transportan sin más, y no somos conscientes que, con toda probabilidad, son el mayor invento que jamás ha existido. Cerrad los ojos por un momento y pensad qué ocurriría si de repente desaparecieran. Los ascensores cambiaron nuestra vidas, la forma en la que trabajamos, la forma en la que nos desplazamos, la fisonomía de las ciudades, la estética de los edificios,… En definitiva: cambiaron el mundo.     Existen innumerables ejemplos de ascensores que se remontan a la antigüedad. Desde hace más de dos mil años, unos rudimentarios elevadores tirados por prisioneros, eran los encargados de subir a los gladiadores y a los animales a las arenas de los anfiteatros romanos de toda Europa. Dicen que el Emperador Nerón instaló también ascensores, tirados por un grupo de sus esclavos, en su majestuosa Domus Áurea en la colina del Monte Palatino. Incluso en el S.XVIII, Luis XV podía mantener encuentros extramatrimoniales con Madamme Pompadour gracias a uno de ellos, cuya función era unir sus estancias en Versailles. Ascensores, hasta llegar a nuestros días, ha habido de muchos tipos. Hacia los años 1830 – 1840 los ascensores empezaron a funcionar gracias a las máquinas de vapor. La mayoría de ellos hacían las funciones de montacargas que, la verdad sea dicha, tenía escasas medidas de seguridad. Posiblemente por esa razón casi nunca había una persona que fuese lo suficientemente valiente como para que se atreviese a subir a uno de ellos, ya que corría el riesgo que se rompiese la rudimentaria cuerda donde estaba suspendida la cabina, y acabase cayendo al vacío. Hasta mediados del Siglo XIX hubo muchos heridos y muertos. Los pocos intrépidos que se atrevían a subir a semejantes artilugios, dejaron de hacerlo por miedo a morir.     Sabiendo el problema que tenían en aquel momento los ascensores, el ingeniero mecánico norteamericano Elisha Graves Otis, decidió establecerse por su cuenta tras trabajar en diferentes empresas de la ciudad de Nueva York. Ideó un sistema de seguridad consistente en unas cuñas colocadas en las guías donde pasaba la cabina del ascensor, y que se ponían en funcionamiento si ocurría cualquier contratiempo con la cuerda. Su invento era increíblemente bueno, pero dado el miedo que sentía la población durante aquellos tiempos, solo vendió una unidad durante los primeros meses de vida de su empresa. Así que ni corto ni perezoso, decidió que lo que realmente necesitaba la gente era poder ver in situ cómo funcionaba su sistema de seguridad: hizo...

Leer Más
Ascensor o salvaescaleras: ¿cuál es la mejor opción en tu caso?
May21

Ascensor o salvaescaleras: ¿cuál es la mejor opción en tu caso?

Para cualquier persona con movilidad reducida, independientemente de la edad que tenga, el hecho de subir o bajar escalera se puede llegar a convertir en un verdadero suplicio. Sabemos que España es uno de los países europeos con el porcentaje más alto de habitantes que viven en comunidades de vecinos. No en vano somos el país con más ascensores por habitante del mundo. De todas formas, cada vez son más aquellos que prefieren vivir en casas unifamiliares o chalets de diferentes alturas, y donde la instalación de un salvaescaleras o un pequeño ascensor puede hacer la vida mucho más sencilla. Si este es tu caso, y no sabes por cuál de las dos opciones deberías decantarte, no dejes de leer este artículo con el que queremos sacarte de dudas.     Ascensor o salvescaleras: esta es la cuestión. Ya se sabe que, cuando pensamos en un par de opciones que nos interesan a la hora de realizar cualquier tipo de cambio en nuestros hogares, uno de los factores que hacen que nos inclinemos hacia una o la otra, es el precio. Evidentemente sabemos que el importe es mayor si instalamos un ascensor en nuestro hogar, aunque adelantamos que no tanto como nos puede llegar a parecer a priori, que colocar un salvaescaleras. Dicho esto, ¿cuál de estas dos máquinas sería la más adecuada en tu caso? – Si nos fijamos en el importe, debemos tener en cuenta que un ascensor es una inversión, y al final de las obras acabamos compensando el gasto con la revalorización de la vivienda. – Estéticamente es mucho más bonito un ascensor doméstico que una silla salvaescaleras. Además, en Inelsa Zener contamos con diferentes opciones a la hora de combinar los materiales (madera, acero inoxidable, cristal,…), creando un ambiente único y personal.     – Si bien es cierto que los ascensores domésticos son más pequeños que los convencionales, y que actualmente se pueden instalar sin necesidad de foso ni cuarto de máquinas, no tenemos que olvidar que necesitamos un lugar que probablemente no tengamos, o que no nos guste usar. En este sentido los salvaescaleras realizan la misma función sin necesidad de ocupar mucho espacio. Debemos tener en cuenta que la mayoría se pliega cuando no está en uso, para poder subir y bajar a pie, con toda comodidad, las escaleras. – Por otro lado, si lo que nos preocupa es la inmediatez, la instalación de un salvaescaleras es muchísimo más rápida que la de un ascensor, incluso aunque necesitemos adaptar la silla o la plataforma a un tramo de escaleras curvo. En este último caso, el diseño de todo el conjunto se...

Leer Más
¿Sabemos por qué le tenemos miedo a los ascensores?
May07

¿Sabemos por qué le tenemos miedo a los ascensores?

No se sabe a ciencia cierta la cantidad de personas que tienen miedo a los ascensores, pero lo que sí sabemos es que, a pesar de que es el medio de transporte más seguro que existe, son muchas las que lo pasan realmente mal usándolo. Todos conocemos a alguien que sufre esta «fobia» que, por cierto, no está catalogada como tal. De hecho, se considera que el uso del ascensor es el desencadenante, en mayor o menor medida, de tres tipos de fobias diferentes: claustrofobia, agorafobia y acrofobia. ¿Sabemos qué significan cada una de ellas?     – La claustrofobia es el miedo a los espacios cerrados, así que no es de extrañar que esta sea la principal causa del pánico a los ascensores, ya que la cabina, por muchos espejos que queramos meter, no deja de ser una pequeña caja cerrada. – Siempre que pensamos en la agorafobia, nos viene a la mente el miedo a los espacios abiertos, pues bien, no es exactamente así. Alguien que tiene agorafobia sufre ansiedad a los lugares o las situaciones en los que se podría desencadenar una situación de pánico. Es tener la sensación de sentirte atrapado o bien que no tienes ningún tipo de escapatoria, en circunstancias como: estar en espacios abiertos o cerrados, hacer fila con mucha gente, coger el transporte público o usar un ascensor, entre otras, sobre todo si tenemos que compartir habitáculo con más personas. – La acrofobia es el miedo a las alturas, y en el caso de los elevadores, el miedo a caer de ellas. Los ascensores pueden llegar a subir más rápido de lo que sería deseable por parte de los que sufren este trastorno, sobre todo si se viaja en un ascensor transparente, en el que se ve con todo lujo de detalles la altura que se está alcanzando. Sabemos que las fobias pueden ser difíciles de entender para algunas personas ya que, después de todo, son el miedo irracional a algo que tiene una baja probabilidad de que ocurra, por lo que la única forma de superarlo es demostrándote a ti mismo que esa situación que te angustia no es tan mala como parece. Es evidente que, si el miedo es muy traumático y es demasiado angustioso como para poder enfrentarte a él, deberíamos pedir la ayuda de un profesional que nos ayude a a hacer frente a este problema. Muchas fobias pueden atribuirse a una experiencia desagradable previa que nos llegó a causar miedo: quedarte atrapado en un ascensor con anterioridad, aunque haya sido durante poco tiempo o escuchar en las noticias algún accidente de estas características que, como todo...

Leer Más
¿Cómo evitar que nuestro ascensor sea una fuente de contagio del Covid-19?
Abr23

¿Cómo evitar que nuestro ascensor sea una fuente de contagio del Covid-19?

Es de todos sabido que existen ciertos objetos como las barras de los transportes públicos, el teclado de los ordenadores, los mandos a distancia de las televisiones situadas en los hoteles, los estropajos de la cocina, las cartas de los restaurantes, las manetas de las puertas,… en los que la proliferación de ácaros, virus y bacterias es bastante más superior que en otras superficies. En lo que respecta a nuestro sector, las botoneras de los ascensores se encuentran en el «top ten» de las cosas más sucias que podemos llegar a tocar. Para que nos hagamos una idea, el botón de la planta baja del ascensor de nuestra comunidad de vecinos puede llegar a tener 20 veces más patógenos que un inodoro público, multiplicándose este dato si hablamos de los ascensores utilizados en lugares públicos. Como consecuencia de la pandemia del Covid-19 llevamos algo más de un mes dedicándonos a limpiar compulsivamente cualquier superficie que sea susceptible de estar contaminada. Jamás hemos tenido tantas reservas de jabón y alcohol en nuestros hogares, y no recordamos tampoco cuándo fue la última vez en la que, el característico olor a lejía, haya hecho que nos sintamos tan seguros.     ¿Sabemos cómo podemos limpiar correctamente un ascensor sin riesgo a dañarlo? Una de las formas más comunes de propagación del coronavirus es entrando en contacto con una superficie contaminada por alguna persona infectada. Es por esta razón, por la que tenemos que hacer especial hincapié en realizar la limpieza diaria a fondo en lugares comunes de nuestra comunidad de vecinos, como puede ser el interior de nuestros ascensores. Inmersos en nuestro frenesí con los productos de limpieza pasamos por alto que, a largo plazo, algunos de ellos pueden llegar a estropear materiales y ciertos dispositivos eléctricos y mecánicos que pueden llegar a ocasionar reparaciones costosas en un futuro. Debemos usar productos antibacterianos, desinfectantes y, sobre todo, no abrasivos, ya que nos estamos encontrando que, en algunos edificios, se están dañando gravemente las botoneras de acero inoxidable, debido al uso de la lejía.     Para limpiar la botonera se utilizan trapos de microfibra o toallas de papel desechable. Debemos tener mucho cuidado con no rociar ningún tipo de líquido directamente sobre ella, ya que podría llegar a filtrarse por las ranuras de los botones, dañando el interior del panel de control. Tanto los paños como las toallas desechables, aparte de conseguir eliminar la suciedad atrapada y el polvo, son también excelentes para limpiar el resto del habitáculo, como los pasamanos, espejos, paredes y puertas. Debemos en todos los casos evitar las esponjas, ya que pueden albergar todo tipo de patógenos, con...

Leer Más
Los ascensores más pequeños del mercado: los montaplatos
Mar26

Los ascensores más pequeños del mercado: los montaplatos

¿Te imaginas la vida sin los ascensores? En los diferentes artículos publicados en este blog hemos hablado en infinidad de ocasiones de ascensores de todo tipo: los que suben hasta los edificios más emblemáticos del mundo, los que tienen más paradas, los más rápidos, los que se instalan para hacer accesible una vivienda unifamiliar, los que son usados por usuarios tan atípicos como son los vehículos, los que están situados en lugares tan excepcionales como dentro de una pecera gigante o en la superficie de una cúpula,… pero nunca hemos hablado de los más reducidos que podemos encontrar en el mercado: los montaplatos. ¿No conoces este tipo de ascensores? Son elevadores de dimensiones mínimas que se utilizan para transportar pequeños objetos entre diferentes plantas, ahorrando tiempo y evitando subir y bajar escaleras con la incomodidad de llevar carga en las manos, y el peligro que eso conlleva.     Los orígenes de este aparato se remontan a más de 2000 años atrás, cuando en el periodo de la República Romana su uso se limitaba a transportar enseres y herramientas en obras y edificaciones. Pero fue hace más de un siglo cuando se popularizó su uso en las grandes mansiones de la burguesía, cuyas cocinas y personal doméstico, al más puro estilo Downtown Abbey, se situaban en los sótanos de las grandes propiedades. Fue precisamente en esa época en la que se empezó a emplear el término montaplatos, que los sirvientes usaban estos ascensores para llevar la comida y la vajilla a las estancias superiores, ganando en eficacia y permitiendo tener aislado el ruido y el olor de la cocina. Incluso en esa época nos encontramos con un curioso complemento, justo en el lateral del hueco por donde se realizaba el desplazamiento de la pequeña cabina: un tubo de conversación que permitía la comunicación entre los camareros, que se encontraban en los pisos superiores y el personal de cocina, que trabajaba y vivía en el sótano.     En la actualidad, a pesar de su nombre, el empleo que hacemos de este tipo de ascensores no se limita únicamente a los restaurantes. Son innumerables la cantidad de entidades bancarias que los utilizan para transportar todo tipo de artículos de valor a las cajas fuertes que se encuentran, en la gran mayoría de ocasiones, en los sótanos de los bancos. Otro de los usos más extendidos los encontramos en farmacias y sobre todo hospitales, donde son de gran utilidad para el transporte de comida, medicamentos e instrumental médico. Pero el mayor auge en el uso de este tipo de máquinas lo encontramos en viviendas unifamiliares en las que el comedor y...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies