¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
Accesorios necesarios dentro del ascensor: los espejos y los pasamanos
Jul17

Accesorios necesarios dentro del ascensor: los espejos y los pasamanos

¿Cuántas veces coges un ascensor a diario? ¿Te incomoda el hecho de estar en un espacio tan reducido mientras llegas a la planta deseada? ¿Te has fijado alguna vez en los ascensores que habitualmente usas? ¿Sabes qué es lo que tienen en común para que nos sintamos mucho más confortables dentro de ellos? Levántate de donde estés ahora mismo. Sal al rellano de tu casa o de tu puesto de trabajo y pulsa el botón del ascensor. ¿Qué ves, aparte del habitáculo de la cabina? En la gran mayoría de los ascensores que usamos diariamente podrás observar que hay un par de objetos que son comunes a todos ellos: el espejo y el pasamanos. Su uso no es casual y, aunque nos lo parezca, no se utilizan principalmente por estética. Estos dos objetos son los que se encargan de hacer que una cabina de ascensor sea un lugar menos hostil y mucho más seguro.     Los espejos Independientemente de mirar si llegas despeinado a la oficina, si se te ha ido la mano con la maquinilla de afeitar, o si has salido de casa maquillada de más por culpa de las prisas mañaneras, los espejos dentro de lugares tan pequeños están especialmente diseñados para evitar sentir claustrofobia. ¡Cuántas personas rehúyen subir a uno de ellos, por tener un miedo irracional a los espacios cerrados! Después de todo, permanecer dentro de un lugar tan pequeño, aunque solo sea por un corto espacio de tiempo, es como una eternidad para aquellos que sufren de esta patología. Precisamente es por esta razón por la que se colocaron, allá por los años 20, los espejos en las cabinas de ascensor: ópticamente hacen que el espacio se perciba más amplio, aliviando el estado de ansiedad que provoca esta fobia. Otra de las razones, si bien no es la principal, es por seguridad. Su reflejo hace que tengas la posibilidad de vigilar a los que te rodean dentro de él, evitando posibles robos y situaciones desagradables.     Los pasamanos Así como tenemos constancia de cuándo se empezaron a utilizar los espejos dentro de las cabinas, nadie sabe por qué se comenzaron a usar los pasamanos, ni cuál fue inicialmente la razón por la que se añadieron al diseño del interior de los elevadores. En la actualidad, este objeto forma parte de la seguridad de la cabina. A pesar de que, la mayoría de los usuarios, tenemos la fortaleza y el equilibrio suficiente como para no caernos en cuanto el ascensor se pone en funcionamiento, no son pocas las personas (mayoritariamente de avanzada edad) que necesitan asirse en algún lugar para no acabar de...

Leer Más
Los ascensores y la sensación de compartir espacio con gente que no conoces
Jul04

Los ascensores y la sensación de compartir espacio con gente que no conoces

La gran mayoría de nosotros, utilizamos el ascensor varias veces al día, sin pararnos a pensar que, la manera que tenemos de comportarnos dentro de él, dice mucho de nuestra forma de ser. ¿Cómo procedemos cuando nos metemos en un lugar tan pequeño? Independientemente de la cantidad de gente que haya dentro de él, lo primero que hacemos es pulsar el botón que nos llevará a la planta a la queremos acceder. Es justo después de este acto, cuando nuestra manera de proceder es diferente, en función de si tenermos la fortuna de poder usarlo solos, o por el contrario nos hemos encontrado con compañía, ya que no hay lugar donde sea más incómodo adentrarnos, que dentro de un ascensor en el que ya hayan ocupantes.     Uno de los estudios sociológicos más interesantes que hay, y que está en la mano de todos, es observar el comportamiento de los pasajeros de unos grandes almacenes. Haz la prueba: coje uno de sus ascensores, y dedícate a subir y bajar un par o tres de veces. Si lo haces, te darás cuenta como los pasajeros parece que, por puro instinto, saben cómo organizarse dentro de de él. Con cada persona que entra, los demás ocupantes se van desplazando, a la vez que se quedan encarados hacia la puerta de salida, mientras van ocupando los espacios que aún quedan vacíos. El objetivo de dicho desplazamiento, no es otro que mantener la distancia máxima para no sentir que están invadiendo tu propio espacio vital, o que eres tú el que invades el espacio vital del otro. Tal y como van entrando más personas dentro de la cabina, los ocupantes se van recolocando una y otra vez, mientras se saludan de forma protocolaria, con un “buenos días” o “buenas tardes” en función de la hora del día que sea. Dos ocupantes que no se conocen de nada, acostumbran a colocarse cada uno en un extremo del habitáculo. Al entrar una tercera persona, se formará seguramente y de manera inconsciente, un triángulo entre ellos, variando su posición al introducirse una cuarta. Lo más curioso de todo esto es que, aunque ese ascensor lo utilicemos a diario, actuamos casi siempre como si fuese un lugar desconocido: evitamos el contacto visual, o miramos y remiramos nuestro teléfono móvil. Y… ¿cuál es nuestro único pensamiento?: “a ver cuándo salgo de aquí”.     Pero la incomodidad de ese momento no radica únicamente en el hecho de estar en un espacio pequeño y cerrado, repleto de individuos a los que nunca les hemos visto la cara. El subir en un ascensor es, para muchos, algo que está...

Leer Más
Paternoster: el ascensor que no se detiene para coger pasajeros
Jun20

Paternoster: el ascensor que no se detiene para coger pasajeros

Cuando pensamos en un ascensor, automáticamente nos viene a la mente los que utilizamos de forma habitual: un habitáculo al que se accede a través de una puerta, que sube y baja por un hueco, y que se va parando en los diferentes rellanos para recoger a sus pasajeros. Pero no todos los ascensores son iguales: existe uno cuyo funcionamiento poco tiene que ver con ellos. Un elevador Paternoster carece de la mayoría de las características que tenemos asociadas con los ascensores que conocemos: nunca se detiene para dejar que suban o bajen los pasajeros y no tiene puertas ni botones. De hecho, sus cabinas, que se deplazan a 30 centímetros por segundo, ni tan siquiera disminuyen la velocidad para permitir que los usuarios entren o salgan de él. A pesar de sus extrañas características, los Paternosters tienen una gran cantidad de seguidores, lo que explica en gran medida, por qué estos rudimentarios ascensores continúan existiendo.     Este tipo de ascensor de pasajeros consiste en una cadena que transporta compartimentos abiertos que se mueven lentamente en un bucle, hacia arriba y hacia abajo, dentro de la estructura del edificio. A medida que cada cabina llega a la parte superior o inferior del bloque, éstos se desplazan hacia los lados antes de descender o ascender. Este recorrido lo hace sin detenerse, logrando que los pasajeros entren y salgan en cualquier piso, en el momento que ellos deseen. De hecho, esta curiosa forma de funcionamiento es la que le da su nombre, ya que recuerda a un católico dándole vueltas a un rosario, a la vez que reza el “Padre Nuestro” (“Paternoster” en latín).     La construcción de estos ascensores se remonta a finales del S.XIX, en la ciudad inglesa de Liverpool. Fueron un medio de transporte bastante generalizado en Europa, pero por un tema de seguridad, han ido desapareciendo paulatinamente, hasta llegar a los pocos centenares que existen en la actualidad, principalmente en Alemania y las antiguas Repúblicas Soviéticas. Es evidente el alto riesgo de accidentes: uno de los más comunes es tropezar o caer en el momento en el que se accede al interior de las cabinas o que se sale de éstas, con el evidente riesgo para la integridad física de los pasajeros.     A pesar de ser una forma peligrosa de transporte, sobre todo si no se utiliza adecuadamente, ¿por qué aún siguen usándose estos elevadores? ¿Quién quiere seguir arriesgando su vida, o sufriendo graves lesiones, dentro de esta antigualla? ¿Qué tiene de especial este medio de transporte, que hace que tenga tantos seguidores? La principal ventaja de este artilugio es que permite la...

Leer Más
La importancia de tener un buen técnico de ascensor
Jun06

La importancia de tener un buen técnico de ascensor

Ser técnico de ascensores no es una tarea nada sencilla. Cuando en Inelsa Zener contratamos a este tipo de trabajadores especializados, les pedimos que tengan unas habilidades determinadas, conocimientos y, sobre todo, experiencia. Muchos de nosotros creemos que la tarea que desempeña un técnico de estas características es como tantas otras, pero nada más lejos de la realidad: pasar el mantenimiento de un elevador, repararlo o rescatar a alguien que se ha quedado atrapado dentro de él, no es un trabajo fácil, y no todo el mundo sirve para ello. Este tipo de trabajadores deben tener una buena fortaleza física para subir gran cantidad de plantas si existe una avería, conocimientos de electrónica, electricidad, hidráulica, y dada la complejidad de las máquinas de hoy en día, también deben saber de programación.     La labor que desempeñan estos profesionales es esencial en nuestra sociedad. ¿Te imaginas que, de repente, los ascensores de una ciudad con edificios altos como puede ser Nueva York o Dubai se detuvieran? Los ascensores juegan un papel muy importante en la humanidad: son los responsables de facilitarnos la vida. Tienen una función fundamental en el buen funcionamiento de nuestros bloques de viviendas y lugares de trabajo. Cuando el elevador de una edificación de unas cuantas plantas de altura se estropea, la vida se detiene para todos aquellos que tienen que utilizarlo. Es indispensable que las grandes urbes cuenten con profesionales cualificados que puedan ejercer sin ningún problema esta profesión. Al estar en constante funcionamiento, los ascensores son máquinas que, en mayor o menor medida, en algún momento de su vida útil se han estropeado. Si bien no nos es posible garantizar un entorno que sea libre de accidentes, podemos tomar medidas para lograr que ese riesgo se minimice, consiguiendo que las averías sean casi una anécdota. El mantenimiento preventivo de los ascensores es la mejor manera de hacer que el elevador de un edificio funcione correctamente.     En Inelsa Zener sabemos que, las revisiones periódicas de un ascensor son de vital importancia, y para ello estamos orgullosos de contar con los mejores profesionales del sector. Gracias a las verificaciones, tanto de mecánica como de electrónica de los equipos, garantizamos que reducimos drásticamente el riesgo de los accidentes y de las averías. El mantenimiento se realiza en los periodos que marca la ley (mensual, trimestral, semestral, anual,…) independientemente de en qué estado se encuentre el ascensor que tenemos que inspeccionar. Desde Inelsa Zener queremos agradecer a este colectivo de profesionales, su complicado trabajo y dedicación, con el fin de conseguir que tengamos una vida mucho más sencilla, segura y...

Leer Más
¿Puedo cambiar de empresa de mantenimiento de mi ascensor?
May23

¿Puedo cambiar de empresa de mantenimiento de mi ascensor?

Uno de los gastos más importantes que tenemos en las comunidades de vecinos, son los que genera el uso de nuestro ascensor: reducir la factura de la luz, con un contrato más adecuado a las necesidades del edificio, o mirar diferentes opciones de la empresa de mantenimiento, es algo que tenemos que tener en cuenta si lo que queremos es ahorrar a final de mes. Sabemos que hay ciertos cambios en nuestra vida que se nos hacen una montaña, y uno de ellos es precisamente cambiar el proveedor que realiza las revisiones de nuestro elevador, pero… ¿sabes cuánto dinero te podrías ahorrar, si encargases un estudio de eficiencia a Inelsa Zener? Es obligatorio que se pase la revisión del ascensor una vez al mes, independientemente de la cantidad de usuarios que lo utilicen a diario, así como también del número de pisos a los que tenga que acceder dicho ascensor. Lo que, en ningún caso es obligatorio, es que esa revisión la tenga que realizar la misma empresa que instaló el ascensor en su día. Años atrás, cada compañía tenía sus propios recambios, que se utilizaban únicamente en aquellos aparatos que habían sido instalados por ellos. Afortunadamente, en la actualidad eso ha cambiado: los ascensores de hoy en día utilizan piezas homologadas que se encuentran al alcance de todas las empresas del sector. Así que si es este asunto el que más te inquieta a la hora de hacer el cambio, no te preocupes: si eliges a Inelsa Zener como tu nueva empresa de mantenimiento, tendrás acceso a los mismos recambios que la que tienes en la actualidad. Otro de los temas que más nos inquietan a la hora de realizar el cambio de proveedor son las cláusulas, en mucho casos abusivas, de los contratos de mantenimiento. Gracias a la jurisprudencia que ya hay en los juzgados sobre estos casos, los jueces están dando cada vez más, la razón a las comunidades de vecinos a las que se les está reclamando una multa por parte de la antigua empresa de mantenimiento. Con Inelsa Zener no te vas a ver en nada, porque nuestro Departamento Comercial gestiona toda la tramitación que necesites para poder realizar el cambio de compañía. Somos nosotros los que nos ponemos en contacto con la antigua empresa de mantenimiento para llevar a cabo el cambio de titularidad, así como también con el Departamento de Industria, evitando que las comunidades de vecinos tengan que realizar ningún tipo de papeleo. Tenemos también un Departamento Jurídico para asesorar y defender los intereses de los vecinos si fuese necesario, y resolver todas las dudas que puedan llegar a surgir derivadas...

Leer Más
Montacargas y ascensores de pasajeros: la diferencia no es solo una cuestión de tamaño
May09

Montacargas y ascensores de pasajeros: la diferencia no es solo una cuestión de tamaño

Existen una gran variedad de ascensores en el mercado, dependiendo del uso que se les quiera dar. El artículo de hoy hemos querido dedicarlo a los más comunes: los de pasajeros, instalados habitualmente en edificios de oficinas o comunidades de vecinos, y los montacargas, cuyo uso se circunscribe habitualmente a almacenes y lugares donde podemos encontrar tráfico de mercancías. La diferencia entre ellos no erradica únicamente al lugar donde decidamos colocarlos, ni en su capacidad: hay montones de variables que tenemos que tener en cuenta a la hora de decidirnos por uno u otro elevador. Los montacargas son ascensores de grandes dimensiones, que se utilizan para el traslado, entre diferentes alturas, de artículos con gran volumen y peso. Antiguamente contaban con portones de madera, que se abrían y cerraban de forma manual, y con un interior muy simple, formado únicamente por una plataforma y un único lateral que hacía las veces de cabina. Actualmente, y debido a las diferentes normativas de seguridad, es obligatorio tener el habitáculo interior completamente cerrado, para evitar accidentes. Hoy en día los montacargas deben cumplir con la normativa UNE-EN 81.3, específica de los elevadores en los que la carga nominal es superior a 300 kg. de peso, y en la que se tienen en cuenta todas la situaciones peligrosas y acontecimientos significativos que te pueden ocurrir dentro de uno de ellos. Los ascensores de carga suelen ser mucho más grandes que los de pasajeros, y generalmente tienen la capacidad de desplazar alrededor de 3.000 a 5.000 kg, aunque dependiendo del número de columnas por los que se mueve la cabina, se puede llegar perfectamente a las 10 toneladas. Éstos a menudo cuentan con acabados interiores mucho más toscos, de metal y muy resistentes para evitar daños durante la carga y descarga. Aunque existen montacargas hidráulicos, colocados en lugares donde no hay que desplazarse por una gran cantidad de plantas, los elevadores eléctricos son más eficientes energéticamente hablando, para elevar cargas de mucho peso. Este tipo de aparatos es obligatorio que pasen periódicamente su revisión cada tres meses, y está terminantemente prohibido utilizarlo para el transporte de personas, a excepción de los estrictamente necesarios para desplazar la carga, que generalmente son uno o dos ocupantes. Los ascensores de pasajeros son los que todos conocemos, y tienen claras diferencias con los anteriores. Al contrario que en los montacargas, el interior de todos ellos cuenta con un teléfono de rescate, con el que ponerse directamente en contacto con el servicio de mantenimiento, en caso de avería. Las revisiones generales son obligatorias pasarlas una vez al mes, y la botonera de su interior cuenta con tantos pulsadores como...

Leer Más
En Inelsa Zener te explicamos cuáles son las ventajas de tener un ascensor en nuestra vivienda
Abr25

En Inelsa Zener te explicamos cuáles son las ventajas de tener un ascensor en nuestra vivienda

Los tiempos están cambiando de forma acelerada: los ascensores dentro de nuestros hogares ya no son solamente exclusivos de la gente con un alto poder adquisitivo, de las personas mayores o de aquellos propietarios que tengan algún tipo de minusvalía. Hoy en día, y gracias al abataramiento de los materiales, la instalación de un ascensor en nuestra casa, se puede deber a muchas otras razones que nada tienen que ver con el estatus social, y que nos ayudan a hacer, en todos los casos, la vida mucho más sencilla. Los elevadores de uso doméstico hacen que mover objetos pesados o con gran volumen, sea mucho más sencillo. Se agradece tener un ascensor, sobre todo cuando nuestro hogar se encuentra en un entorno residencial alejado del núcleo urbano, ya que el subir y bajar la compra de toda la semana o mover objetos de dentro del hogar entre los diferentes niveles, se convierte en una tarea bastante engorrosa.     La tecnología avanza con los años, y los ingenieros aprenden día a día sobre cómo reducir la cantidad de espacio requerido por el elevador y su motor. Aunque parezca un poco de ciencia ficción, en la actualidad los ascensores residenciales, pueden llegar a diseñarse para que ocupen menos espacio que una escalera convencional. Se pueden instalar tanto en el interior de las casa, como en la zona de la fachada de tal manera que, aprovechen espacios que hasta la fecha no era algo habitual que se utilizasen. Instalar un ascensor en una casa también es una inversión rentable, ya que incrementa el valor de su hogar. De hecho, hay personas que buscan precisamente este tipo de mejora en la vivienda a la hora de adquirirla, sobre todo aquellos que desean no volver a cambiar de domicilio a corto plazo, que les preocupa el hecho que su movilidad pueda disminuir con la edad, y les horroriza que el subir y bajar escaleras a lo largo de los años acabe siendo un hándicap para ellos.     Un homelift, si se utiliza de forma responsable, es también una buena manera de eliminar parte de los accidentes caseros: poder moverte entre las diferentes plantas, principalmente cuando hablamos de personas mayores y niños de corta edad, es tan sencillo como presionar un botón y dejarte llevar. En Inelsa Zener fabricamos e instalamos ascensores que se pueden colocar en cualquier lugar, y que dan a los hogares el toque sofisticado que siempre hemos querido tener. Nos adaptamos a diferentes espacios y dimensiones, y los personalizamos a gusto de todos nuestros clientes, ya que tenemos una gran variedad de acabados para nuestras cabinas: paneles laterales en...

Leer Más
¿Podemos instalar un ascensor en nuestro bloque de viviendas, aunque tengamos un espacio limitado para ello?
Abr11

¿Podemos instalar un ascensor en nuestro bloque de viviendas, aunque tengamos un espacio limitado para ello?

España es el país que cuenta con el mayor número de ascensores por habitante. A pesar de eso, aún hoy en día nos podemos encontrar con muchos edificios que carecen de él. La gran mayoría de ellos son bloques antiguos, en los que el uso del elevador no estaba generalizado cuando se construyeron, encarecían la vivienda, o bien su instalación no se encontró necesaria por parte de algunos arquitectos de la época. En la actualidad esto puede suponer un problema, ya que en muchas comunidades de vecinos no existe espacio suficiente para colocar uno de ellos. En demasiados casos, la escasez de sitio en los rellanos hace que muchos propietarios ni se planteen ubicar uno, desconociendo que los ascensores se pueden poner en otros muchos lugares que, a priori, ni se nos habrían ocurrido. Pero… ¿sabemos cuáles son las opciones disponibles para hacer este tipo de emplazamientos? La primera de ellas, y posiblemente la que todos tenemos más presente, es el hueco de la escalera. En ocasiones no se necesita hacer ningún tipo de modificación a la escalinata, ya que en muchos edificios era bastante común dejar un hueco importante en el centro. En los casos en los que el espacio no es suficiente, pero las escaleras tienen una anchura adecuada, lo que se hace es acortarlas en uno de sus extremos, para conseguir su instalación sin problemas de espacio. Otro de los lugares más comunes en los que se puede construir un elevador es en el típico patio de luces que antiguamente tenían todos los bloques. Se coloca la estructura en una de sus paredes laterales, habitualmente en la que se encuentra pegada a los rellanos, dando acceso desde el patio de la entrada a cada una de las plantas. La modificación más visible que se tiene que hacer en estos casos, es agujerear la pared del rellano para colocar la puerta de acceso a la cabina. La instalación de los ascensores en la fachada exterior de un edificio es otra alternativa interesante, aunque no la más común. El caso es bastante parecido al que hemos comentado en el anterior punto, pero en vez de utilizar la pared de un patio interior, se aprovecha la fachada del inmueble para su emplazamiento. A nivel burocrático es un poco más tedioso que los casos precedentes, ya que la modificación del aspecto exterior del edificio hace que se necesiten más permisos y estudios por parte de las autoridades locales. En algunas ocasiones, la opción menos frecuente es la de instalar el nuevo ascensor utilizando parte de la superficie de las propias viviendas de los propietarios (algunas veces por voluntad propia, y...

Leer Más
La publicidad en los ascensores: un éxito asegurado
Mar28

La publicidad en los ascensores: un éxito asegurado

Cada vez es más complicado hacer campañas publicitarias que sean impactantes. Estamos acostumbrados a encontrarnos anuncios en cualquier lugar: medios de comunicación, vallas publicitarias en la calle, marquesinas de autobús, carteles en muros, mupis,… Hacer algo que llame realmente la atención no es nada sencillo: hay demasiada competencia y estamos acostumbrados a que nos bombardeen con ella. Los creativos buscan día a día espacios originales e inesperados, y anuncios que sean cada vez más atractivos e impactantes para que nos acordemos de ellos. Uno de los lugares donde no estamos habituados a encontrarnos publicidad es en un ascensor.     ¿Qué pasaría si pudieses poner a tus clientes potenciales en una pequeña habitación, cerrases las puertas, y consiguieses captar toda su atención? Sería fantástico poder tener algo así, ¿no? Se dice que, diariamente, cogemos unas cuatro veces un ascensor. Pues esos cuatro viajes metidos dentro de un espacio cerrado, donde lo único que tenemos que hacer es hablar con el que tenemos al lado, mirar el móvil o seguir la planta donde nos encontramos a través de la pantalla luminosa, es precisamente el emplazamiento donde se pueden ver este tipo de anuncios. ¿Hay algún otro lugar mejor para poner publicidad? Si lo que queremos es que nuestro mensaje impacte en un usuario, éste es el mejor sitio donde colocarla. Este tipo de reclamos publicitarios pueden ir ubicados en más de una zona del ascensor:     – Uno de los lugares más vistosos son las puertas… ¡sobre todo si son dobles! En ocasiones se coloca el anuncio en ellas y en el interior de la cabina, provocando un efecto divertido y original.     – La parte interior es también una de las más utilizadas para hacer este tipo de acciones publicitarias. Hay veces que nos sentimos tan incómodos al estar cerca de gente que no conocemos, que acabamos observando todo aquello que nos rodea con tal de evitar la mirada del que comparte espacio con nosotros.     – En los botones es un buen lugar donde crear expectativas e imaginar que, si pulsas alguno de ellos, ocurrirá algo sorprendente e inesperado. La publicidad colocada en los elevadores debería conseguir que, todos aquellos que se enuentren dentro, se olviden de su móvil y estén pendientes de lo que se está anunciando, y que los que salen estén deseando darse la vuelta para volverlo a ver.     Tan importante como hacer una buena campaña, es saber en qué clase de ascensor queremos colocar nuestro mensaje y a qué personas queremos llegar, ya que no es lo mismo anunciar el estreno de una película, que el último portátil de...

Leer Más
Los monitores de los ascensores: una nueva nueva forma de hacer publicidad.
Feb28

Los monitores de los ascensores: una nueva nueva forma de hacer publicidad.

Cada vez es más habitual, que nos metamos en un ascensor y nos encontremos publicidad en él. Hasta hace relativamente poco, una de las maneras en las que podíamos encontrar esta publicidad era a través de vinilos y carteles colocados en la parte interior o en las puertas de acceso, pero cada día es más frecuente encontrar monitores de televisión. Una pantalla de ascensor es un monitor integrado en una de las paredes de la cabina del elevador, que mantiene distraidos a los pasajeros durante el pequeño trayecto que realizan entre las diferentes plantas. En ella se muestran todo tipo de noticias, información meteorológica, anuncios, pequeños programas de entretenimientos, habitualmente hechos a base de gags, información sobre el edificio, o cualquier otro contenido, generalmente transmitido en formato de bucle, muy parecido a las pantallas de información que podemos encontrar en andenes de estaciones de metro, de tren o en el interior de los autobuses.     Para lograr resultados publicitarios con este tipo de contenidos, es recomendable saber a qué tipo de clientes potenciales queremos llegar, así como también qué tipo de usuarios frecuentan un ascensor en concreto. No se parecen en nada aquellos que visitan un hospital a los que se desplazan en el ascensor de una comunidad de vecinos. Es por esta razón por la que el producto que se promociona en uno o en otro lugar, puede llegar a ser radicalmente diferente. Los monitores de los elevadores ofrecen a sus usuarios información rápida sobre la temperatura que hace en nuestra ciudad, los resultados deportivos del último fin de semana, el tráfico de nuestra zona,… Este tipo de pantallas también ofrecen a los residentes de una comunidad de vecinos, la capacidad de compartir información importante entre aquellos que viven en el mismo edificio, para que la pueda ver todo el mundo. En los bloques de oficinas, este tipo de pantallas hacen que el edificio se vea más profesional, con más estilo y mucho más avanzado tecnológicamente.     Las pantallas digitales forman parte de un movimiento global de avances tecnológicos, y están cambiando la forma en la que encontramos algunos servicios y bienes de consumo. Los ascensores son, generalmente pequeños y rápidos, por lo que las pantallas deben ser lo más planas posibles, para que no molesten, y deben estar colocadas en un lugar donde atraigan la atención de todos los pasajeros que se suban a él. Por un tema de costumbre, es habitual colocarlas encima de las botoneras, ya que cuando entramos en un ascensor, pulsamos el botón de la planta donde queremos ir, y habitualmente nos quedamos mirando hacia la parte superior de los botones,...

Leer Más
Ascensores para usuarios atípicos: los vehículos
Ene17

Ascensores para usuarios atípicos: los vehículos

Tal y como vimos en nuestro anterior artículo, en el que hablamos de la Falkirk Wheel, no todos los ascensores son utilizados para el desplazamiento de personas o cargas. En el día de hoy te queremos enseñar como los ascensores de vehículos, consiguen facilitarnos la vida, aprovechando mucho más el espacio del que disponemos.     El tema de las plazas de aparcamiento en algunas de nuestras ciudades es un problema. El aumento del parque automovilístico, sumado al también aumento de habitantes por metro cuadrado, hace que encontrar un trozo de calzada donde dejar nuestro coche se convierta, en muchos lugares, en un acto heróico. Hasta la fecha, los solares de dimensiones reducidas, obligaban a hacer garajes con pocas plazas, o a destinar el escaso espacio de las parte de los sótanos únicamente a trasteros. El lugar que ocuparía una rampa, en muchas ocasiones estrecha, angosta y con giros imposibles para la maniobrabilidad de un vehículo, no ayudan nada a que se destine la parte más baja del edificio a la construcción de un garaje. No hay una medida estándard para este tipo de montacargas. Las dimensiones pueden adaptarse al espacio del lugar donde va a estar ubicado el edificio residencial, y a las necesidades del arquitecto. De todas formas, se exigen unas medidas mínimas, en las que impera el sentido común, como es que las puertas al abrirsen, dejen libre la totalidad de la anchura de la cabina, y que la altura de la misma sea superior a dos metros veinte, ya que tiene que permitir la entrada a vehículos altos, como son las furgonetas.     Existen dos tipos de estos ascensores: Los que podemos encontrar en garajes públicos de grandes ciudades, en los que está terminantemente prohibido estacionar el vehículo con ocupantes en su interior. Los que encontramos en las comunidades de vecinos, en los que pueden subir también personas. El desplazamiento entre plantas se puede realizar mediante mando a distancia desde dentro de la cabina, facilitando así la maniobra de aparcamiento. Las medidas de seguridad son, evidentemente, mucho mayores que en los anteriores.   Sabemos que, instalar ese tipo de ascensores en nuestras viviendas, nos facilitan la vida, ya que evitan las maniobras complicadas, y en un lugar relativamente pequeño se puede construir un mayor número de plazas de parking, pero no todo son ventajas: El disponer de tener ascensores en una finca, conlleva un mayor recibo mensual de gastos de escalera. Contar con una buena empresa, que realice con total garantía las revisiones periódicas, es algo esencial. También debemos tener en cuenta que aumenta el consumo eléctrico del edificio. Un ascensor de estas características...

Leer Más
La Falkirk Wheel: el espectacular ascensor de barcos escocés
Ene04

La Falkirk Wheel: el espectacular ascensor de barcos escocés

Si eres una de esas personas que piensa que, un ascensor solamente se utiliza para desplazar a gente u objetos en edificios y atracciones turísticas, en el post de hoy vamos a echar tu teoría por los suelos, ya que en Escocia existe un elevador de embarcaciones de lo más curioso… y ¡de lo más práctico!     La Falkirk Wheel, que así es como se llama dicha estructura, es un ascensor de barcos que une el Canal Forth & Clyde con el Canal Union. Como ya sabes, es del todo habitual que en diferentes canales navegables existan diferentes niveles de agua. El problema nos lo encontramos cuando dos de esos canales se encuentran juntos. Lo normal en estos casos es contruir esclusas en todos aquellos lugares en los que es susceptible el tránsito de embarcaciones. Así es como, durante muchos años, se solventó el problema entre estos dos canales escoceses, hasta que en el año 1933 se decidió quitar las 11 esclusas que se encontraban en la zona, para rellenar con tierra la parte media de dichos canales. Evidentemente, la navegación se vió interrumpida, y con ella el paso de personas y mercancías, que a partir de esa fecha, se tuvo que realizar a través de medios terrestres. A finales del S.XX se decidió volver a abrir la zona al tránsito de embarcaciones, ya que se puso en marcha la necesidad de retomar el tráfico fluvial entre Glasgow y Edimburgo. Así que, después de tener encima de la mesa muchos proyectos, finalmente en el año 2002, se inauguró la Falkirk Wheel, uno de los prodigios de la ingeniería de todos los tiempos.     La Falkirk Wheel es una estructura de acero, colocada en un lugar estratégico entre el Canal Forth & Clyde y el Canal Union, con dos brazos giratorios gigantes, que transfieren los barcos entre esos dos canales, salvando los 25 metros de diferencia de altura que existen entre uno y el otro. El diámetro de esa especie de rueda es de 35 metros. El eje que la sostiene tiene unos 28 metros de largo por casi 4 metros de diámetro. Los cuatro cajones, instalados en los brazos, contienen 250,000 litros de agua. Cada uno de estos tanques, ubicados en la parte superior e inferior de la estructura, cuentan con puertas totalmente herméticas, y tienen la capacidad para poder transportar, a la vez, cuatro barcos de 20 metros de eslora. Los brazos siempre están en equilibrio, ya que gracias al principio de Arquímedes, los cajones pesan siempre lo mismo, transporten o no transporten embarcaciones en su interior. Esto le permite girar 180 grados en solo cinco...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies