¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti

Ventajas de tener un salvaescaleras en casa

Cuando existe algún problema de movilidad, bien por un tema de edad o por salud, hay ciertas barreras arquitectónicas que pueden llegar a complicar el día a día de una persona. Por ejemplo, el subir o bajar escaleras es algo que hacemos todos de manera habitual, sin ningún tipo de esfuerzo, pero que puede llegar a hacerse una montaña insalvable para todos aquellos que padezcan algún tipo de discapacidad. Una solución perfecta para superar este obstáculo es la instalación de un salvaescaleras.

Un salvaescaleras es un soporte en el cual se puede desplazar una persona cuya salud no le permite realizar el proceso natural de subir escalones en su casa. El sistema recuerda en cierta medida al de un ascensor, aunque difiere de él en que: no requiere tener un lugar donde guardar la maquinaria, es mucho más económico, al adaptarse al tramo de escaleras ya existente en casa no necesita hacer obras para su instalación, y ocupa un espacio reducido.

Existen diferentes tipos, dependiendo de las necesidades específicas de quién tiene que utilizarlo. Los más comunes son los de plataforma, y los que usan una silla para poder subir en ella y desplazarse. Algunos modelos pueden llegar a ser una especie de combinación entre ambos, pudiendo desplegar un asiento en el que se sitúa la persona, o replegarlo para poder colocar una silla de ruedas. Dependiendo de las características de las escaleras, podemos hablar de los salvaescaleras que se instalan en tramos rectos, cuya instalación es sencillísima, y los que están diseñados para desplazarse a lo largo de escaleras curvas, o tramos con diferentes pendientes y descansillos. Estos últimos son un poco más costosos ya que los rieles deben diseñarse a la medida para adaptarse a las especificaciones exactas de la escalera y, por lo tanto, su instalación puede llegar a tardar algo más.

 

 

¿Sabes cuáles son las ventajas tiene el disponer de un salvaescaleras en casa? Además de la económica, existen otras muchas que hacen útil e interesante este aparato.

1. Volver a tener independencia:

Cuando nos vamos haciendo mayores, cada vez vamos perdiendo mucha más movilidad, y en ocasiones, las escaleras impiden el uso de zonas determinadas de la casa, sobre todo si estas están situadas en pisos superiores o inferiores al que nos encontramos. Subir o bajar se convierte en algo engorroso y, muchas veces, necesitamos la ayuda de algún familiar o amigo. Gracias a este mecanismo cualquier persona puede recuperar su independencia por muy altos que sean los peldaños, ya que nos proporcionará acceso rápido y seguro a cualquier lugar.

2. Seguridad:

Las escaleras son uno de los lugares más habituales donde nos podemos caer, por lo que el uso de una plataforma o una silla motorizada para desplazarnos entre dos plantas, reduce el riesgo de accidentes en el hogar. Dar un traspiés al subir o bajarlas puede provocar cualquier tipo de fractura o lesión grave.

3. Facilidad de uso y comodidad:

Este tipo de mecanismo es muy fácil de utilizar para la mayoría de los usuarios. Basta pulsar un botón para que la plataforma o el asiento suba o baje de un modo suave y sin sobresaltos. Su desplazamiento se realiza con un interruptor, o bien a través de un mando a distancia, que puede llegar a enviarlo por control remoto a la planta donde nos encontremos en aquel momento.

 

 

4. Ahorro energético:

Su consumo es muy reducido, sobre todo si lo comparamos con los ascensores convencionales, por lo que se convierte en una solución eficiente y mucho menos costosa. Se carga cuando se encuentra estacionado, por lo que está siempre listo para usarse cuando se necesita. En caso de pérdida de energía, como en un corte de suministro eléctrico, cada salvaescaleras tiene incorporado una batería auxiliar para llegar sin ningún problema a su destino.

5. Fácil instalación:

Tal y como hemos comentado en el punto anterior, su instalación y su mantenimiento es mucho más barato que un ascensor convencional, ya que no necesita foso, ni un lugar donde dejar la maquinaria, ni ocupa un gran espacio. Gracias a sus delgados rieles, la mayoría de los salvaescaleras no bloquean el acceso a las plantas superiores e inferiores. Es bastante habitual que la silla y el reposapiés se puedan llegar a plegar, dejando el espacio suficiente para que las personas que lo necesiten, puedan llegar a utilizar las escaleras.

En definitiva, este tipo de productos son una solución perfecta para que, todos aquellos que tengan movilidad reducida, puedan volver a recuperar su vida normal, y lo que es más importante: ¡sin necesidad de mudarse a otra vivienda o depender de alguien! ¿Quieres que te demos más información sobre los salvaescaleras? Ponte en contacto con Ascensores Inelsa Zener y te asesoraremos sobre qué solución es la que se adapta mejor al espacio del que dispones.

Autor: Inelsa-Zener

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies