¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti

La instalación de un ascensor en nuestra finca, revaloriza el precio de la vivienda

La inmigración procedente de las áreas rurales y países extranjeros, así como también el aumento de la población ha hecho que, en los últimos 60 años, crezca considerablemente el número de habitantes de nuestras ciudades. Como consecuencia de la expansión que han experimentado las grandes urbes, han aumentado la altura de los bloques de viviendas y oficinas. Lo que antes nos resultaba extraño, como era ver un rascacielos en el centro de la ciudad, ahora es algo que se convierte en habitual.

 

 

Cuando visitamos un edificio con la intención de comprar uno de sus inmuebles, tenemos en cuenta cosas tan dispares como si nos gusta la ubicación, si está bien comunicado, si hay comercios en la zona, qué escuelas hay en el barrio, el tipo de vecindario que nos vamos a encontrar,… y una de las cosas más importantes, si hay ascensor en la finca.

El plantearnos la compra de un piso en función de la existencia o no de ascensor no es algo banal, ni circunscrito únicamente a personas de edad avanzada. Existen muchas razones por las que un elevador en nuestra finca es imprescindible, sobre todo si vamos a vivir más allá del segundo piso. Decidir entre las escaleras o el ascensor, no se limita únicamente al hecho de querer o no querer ponernos en forma. Hay montones de razones por las que no tenerlo se convierte en un engorro, como subir la compra de la semana, tener algún tipo de enfermedad o haber sufrido un accidente (ninguno de nosotros estamos exentos de fracturarnos una pierna), los carritos de los bebés,… Los servicios de nuestra comunidad son un factor que se tiene en cuenta a la hora de su tasación en el mercado, y el que haya o no un ascensor en la finca, supone un cambio drástico en el valor de un piso.

 

 

Uno de los problemas más habituales en los bloques de mayor antigüedad es decidir la instalación de un ascensor. ¿Sale a cuenta, para los vecinos, el desembolsar semejante cantidad de dinero? ¿Repercutirá este gasto en el precio de nuestra vivienda, si decidimos ponerla a la venta? Rotundamente sí. A pesar de que se hayan agilizado los trámites a la hora de dar permisos para este tipo de obra, la elevada inversión que tiene que hacer la comunidad de vecinos y la disparidad de criterios entre los residentes, acaba creando conflictos y siendo un escollo para la instalación de uno de ellos. Si hay una cosa que debemos tener clara, es que todo tipo de rehabilitación e inversión en accesibilidad hace que se revalorice nuestro hogar. Según un estudio del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza, el aumento del valor de la vivienda es proporcional a la altura en la que se encuentra nuestro piso, siendo menor la revalorización en las plantas más bajas, y aumentando ésta en función del incremento de la altura.

Desde Inelsa Zener animamos a dar el paso de la modernización de los edificios y sus ascensores. Al tener oficinas en las principales ciudades españolas, estamos puestos al día de los cambios que se han producido en la legislación, así como también de las ayudas y subvenciones que se dan por parte de los gobiernos autonómicos. El asesoramiento a la hora de minimizar gastos y encontrar la mejor solución para lograr una instalación óptima, es clave en estos casos. Porque disponer de un ascensor en nuestra finca es una mejora tanto para nuestro inmueble, como para aumentar nuestra calidad de vida.

Autor: Inelsa-Zener

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies