¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
Los 5 sistemas de seguridad de un ascensor que te pueden salvar la vida
Jul18

Los 5 sistemas de seguridad de un ascensor que te pueden salvar la vida

No existe una fobia propiamente dicha a los ascensores. Este tipo de miedo es una mezcla entre la claustrofobia y la acrofobia, que hace que tengamos un pánico irracional a este tipo de aparatos. El temor a que caiga el ascensor, la angustia a quedarnos sin aire, el pavor a quedarnos encerrados y no podamos salir, son algunas de las causas por las que un gran número de personas, muchas más de las que nos imaginamos, queden paralizadas ante la cabina de un ascensor. El que ocurra un accidente grave cuando nos desplazamos entre las plantas de un edificio, es un hecho casi imposible. Las empresas como Inelsa Zener, con nuestra experiencia, estamos sobradamente preparadas para dar a todos los usuarios la seguridad que ellos necesitan. Pero… ¿sabemos exactamente cuáles son los elementos de seguridad que tiene un ascensor, y cómo funcionan? Bloqueo de puertas Es un sistema que incorporamos en todos los elevadores, que hace que las puertas se mantengan perfectamente cerradas mientras la cabina está en movimiento. Este sistema no permite ni salir ni entrar de la cabina a nadie, cuando esta se está desplazando. En el improbable caso de que una de las puertas se abriese por cualquier circunstancia, hay instalados unos sensores que bloquearían automáticamente la máquina.     Fotocélulas También forman parte de los sistemas de seguridad de las puertas. Una pequeña célula en el lateral bloquea su cierre ante cualquier objeto o persona que se encuentre en el umbral de la misma. En ocasiones no le damos tanta importancia a esta pequeña célula, pero la tiene y mucho, ya que evitamos no tan solo que pueda llegar a golpearnos la puerta, sino que también evitamos que se estropee ¿Quién no ha visto en alguna ocasión un vecino azaroso que acaba empujando la puerta con fuerza para que no se cierre provocando, en muchas ocasiones, una avería del ascensor? Paracaídas Evidentemente, este sistema no tiene nada que ver físicamente con el trozo de lona que se utiliza para saltar de un avión, aunque la finalidad sería más o menos la misma: regular la velocidad si cayésemos al vacío. En el supuesto caso de que la cabina del ascensor superase la velocidad establecida como normal por el fabricante, unas pequeñas cuñas colocadas en las guías laterales por las que circula el ascensor, se activarían provocando una paulatina frenada. Amortiguadores Los encontramos tanto en la parte superior como en la inferior del agujero del ascensor. Su finalidad es reducir la velocidad cuando la cabina llega al primer piso y al último.     Botón de petición de ayuda Antiguamente, el botón se limitaba a un pequeño...

Leer Más
El ascensor: una necesidad a la que no todos tenemos acceso
Jun21

El ascensor: una necesidad a la que no todos tenemos acceso

El lunes cayó en nuestras manos un artículo del Heraldo de Aragón, en el que se ponía el foco sobre más de 55.000 viviendas de la ciudad de Zaragoza, que carecían de ascensor. Por desgracia esta problemática es mucho más común de lo que nos agradaría, no afectando solo a una zona determinada de España, sino que nos encontramos con ella en cada uno de los municipios de nuestro país. ¿Sabías que en todo el territorio nacional se estima que hay más de 100.000 personas que les es imposible salir de sus domicilios, por culpa de la falta de accesibilidad en sus inmuebles? A causa de no estar viviendo en una comunidad de vecinos accesible, hay muchas personas que pierden su libertad de movimientos. Hay casas que acaban convirtiéndose en una especie de cárcel, cuyo exterior solo se puede disfrutar a través de las ventanas.     La pasada semana se dio a conocer el informe Movilidad reducida y accesibilidad del edificio, encargado por Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE), cuyos datos hacen sonrojar a la sociedad en la que vivimos. De los dos millones y medio de personas, en nuestro país, que tienen alguna dificultad para desplazarse, un 4% no salen casi nunca a la calle. Estos últimos pueden estar encerrados en sus domicilios durante meses o incluso años. Las razones de semejante despropósito son consecuencia de no poseer un ascensor que les ayude a moverse con total libertad por sus edificios, o pequeñas rampas que les faciliten salvar algún escalón. A pesar de que en el año 2013, mediante un Real Decreto, el Gobierno se comprometió a alcanzar la accesibilidad universal en los siguientes 4 años, queda palpable que los plazos no se han llegado a cumplir. Una falta de sensibilidad unido a un tema monetario es, la gran mayoría de las veces, la causa por la que no se adaptan los edificios a todos aquellos que viven en ellos. La instalación de un ascensor en una finca antigua, habitada en muchos casos por personas mayores cuyos únicos ingresos son sus pensiones, hace casi imposible su construcción. Las subvenciones destinadas por los Ayuntamientos para estas causas son más escasas de lo que nos gustaría, y en muchos casos llegan tarde. Las tasas y los impuestos, el coste de la instalación del ascensor, y los gastos que se generan en el edificio para la presentación de la documentación en las instituciones públicas, son la causa de que los vecinos se echen atrás con las obras.     Sabemos que seguramente es una utopía, pero la administración...

Leer Más
Mi ascensor hace ruido. ¿Debo preocuparme?
Abr11

Mi ascensor hace ruido. ¿Debo preocuparme?

En las comunidades de vecinos tenemos que aguantar ruidos de todo tipo: escuchamos a través de las paredes conversaciones que no quisiéramos oír, los portazos, las obras que se realizan en alguno de los pisos, el tráfico de nuestras calles,… Pero si hay un ruido que realmente nos molesta y nos inquieta a partes iguales, es el del ascensor. Quien más y quien menos hemos dicho frases como: «¿Es normal que pegue estos frenazos cada vez que se para?» «¡Estas puertas suenan fatal cuando se abren!» «Ese ruido que se oye detrás de la cabina mientras me desplazo, ¿qué debe ser?» «¡A ver si llego pronto a mi rellano!»     Como ya sabemos, los ascensores son mecanismos que cuentan con diferentes componentes, por lo que no es de extrañar que una u otra pieza acabe haciendo ruido, sobre todo si la instalación del mismo se realizó hace años. Para el común de los usuarios, la parte más importante es la cabina (posiblemente porque es la que usamos a diario). De ella sabemos que se desplaza verticalmente a través de una cavidad hecha de hormigón, gracias a unos carriles que se encuentran en sus paredes y a unos cables y contrapesos de los cuales se encuentra suspendida. La sala de máquinas, donde están tanto las poleas como el motor, es precisamente la parte más ruidosa de todas. Colocada en la parte alta de los edificios, la consideramos el corazón del ascensor, y es la que hace posible que éste pueda funcionar. ¿Cuánta gente se ha llegado a comprar un ático, sin percatarse que la maquinaria se encontraba pared con pared con alguno de los dormitorios? ¿Cuáles son las causas más habituales para que un ascensor haga ruido? Las causas por las que un ascensor hace ruido pueden ser diversas: desde un mal aislamiento, a una instalación defectuosa de alguna de sus piezas, pasando por el desgaste o una falta de engrase, son solo alguna de ellas.     Las puertas son una de esas partes fundamentales que, al usarse constantemente, pueden llegar a sufrir mayor desgaste. En muchas ocasiones, el rozamiento en sus engranajes puede provocar una mala apertura y cierre de éstas, haciendo que no funcione el ascensor. El sistema de cableado puede producir también ruidos, sobre todo si llega a golpear en las paredes del foso. El desgaste en algunas de las piezas del motor, o la falta de lubricación en las guías del ascensor pueden provocar vibraciones muy molestas y ruidos excesivos cada vez que se desliza la cabina. Otro de esos sonidos que nos parecen extrañísimos, se encuentran en edificios altos. En este tipo de...

Leer Más
Instalación y mantenimiento de un ascensor en una comunidad de vecinos ¿Cómo se reparten las cuotas?
Mar28

Instalación y mantenimiento de un ascensor en una comunidad de vecinos ¿Cómo se reparten las cuotas?

Para todos aquellos que sean propietarios de un piso, las reuniones de vecinos pueden llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza, sobre todo si hay pendiente tanto la instalación de un ascensor como el reparto de los gastos de mantenimiento de éste. Pero… ¿sabemos quién tiene que pagar la derrama del elevador? ¿Todas las cuotas de los vecinos deben ser las mismas, o hay variaciones entre ellas?     Tanto en nuestro perfil de Facebook, como en anteriores artículos de nuestro blog, ya hemos tratado el tema de la instalación de los ascensores en fincas antiguas, por lo que hoy no tenemos la intención de hablar sobre la idoneidad de la instalación de uno de estos aparatos en nuestros edificios, sino únicamente del tema económico. ¿Qué dice la ley sobre el pago de la instalación de un ascensor en un edificio? Al constituir una comunidad de vecinos, lo primero que se hace es redactar los Estatutos de ésta. Es precisamente en ese momento en el que se determina cuántos enteros pertenecen a cada unos de los propietarios, tomando como base la superficie útil de cada piso o local, en relación con el total del inmueble. Según el artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal, todos los propietarios de una finca deben pagar los gastos que acarrea la instalación de un elevador, independientemente del uso que se haga de él. De todas formas, ¿qué ocurre con los dueños de los locales y los bajos? ¿Deben pagar a pesar de que nunca hagan uso del ascensor? Definitivamente sí. Incluso existe jurisprudencia con Estatutos que inicialmente exoneraban de este gasto, y tribunales que han llegado a obligar al pago del mismo. El desembolso se repartirá en función del coeficiente de participación, que viene determinado en la escritura de constitución de la comunidad. Tal y como se puede leer en parte de una de las sentencias de la Audiencia Provincial de Cantabria: «Los gastos de constitución de elementos comunes han de ser satisfechos por todos los copropietarios en cuanto que afectan al conjunto del edificio, y producen un incremento del valor, que beneficia a todos los titulares inmobiliarios de la finca«.     Ya sabemos que todos los propietarios deben contribuir al pago de una sustitución o instalación de un ascensor, pero… ¿también seguimos la misma norma cuando estamos hablando de los gastos de mantenimiento y conservación? Es totalmente comprensible que aquellos vecinos que no usan jamás estos servicios pidan, o bien una rebaja o que se les exima de dicho pago. Es este caso, incluso a pesar de que en los Estatutos quede por escrito la obligatoriedad del pago, cabe...

Leer Más
Los ascensores panorámicos: una atracción en los edificios públicos
Mar13

Los ascensores panorámicos: una atracción en los edificios públicos

Tal y como dice Wikipedia: “un ascensor es un sistema de transporte vertical, diseñado para mover personas u objetos entre los diferentes niveles de un edificio o estructura”. Dicho así, parece que estemos hablando de una máquina carente de estética, y cuya única finalidad es tan solo moverse hacia arriba y hacia abajo. Para los que nos apasionan los ascensores, éste no es tan solo un aparato sin más: para nosotros, un elevador puede llegar a ser una parte fundamental e importante del diseño de un edificio.     ¿Sabías que aquellos elevadores que consiguen dar un punto de exclusividad suelen ser, habitualmente, los panorámicos? ¿Te has planteado alguna vez qué ventajas tienen este tipo de ascensores frente a los convencionales? Ya sea en un edificio más tradicional o en uno más moderno, los ascensores de cristal dan a las estructuras un aspecto más minimalista, moderno y elegante. Su estética transparente y liviana hace que se pueda adaptar a cualquier lugar, convirtiéndose en parte de la arquitectura. Uno de los alicientes de esta clase de cabinas es el hecho de que, en muchas ocasiones, se puede ver el mecanismo desde el exterior, lo cual hace que viajar en él se convierta en una experiencia mucho más divertida para el usuario, sobre todo si hay niños de por medio. Otro punto a tener en cuenta a la hora de instalar un ascensor de vidrio es el ahorro de energía. El hecho de que no necesite iluminación artificial en gran parte de la jornada, sobre todo entre abril y octubre, hace que se reduzcan considerablemente el coste de la luz del bloque, así como también las emisiones de CO2 a la atmósfera. ¿Sabías que los ascensores panorámicos nos pueden llegar a hacer más felices? Eso no lo decimos solo nosotros. ¡Hay estudios que lo avalan! Atraer la luz natural del sol a un edificio estimula nuestro estado de ánimo, y afecta positivamente a nuestra salud mental y física. En el mundo de los negocios la experiencia del cliente lo es todo: desde que se adentra en el edificio hasta que acaba saliendo de él, pasando por todo el recorrido realizado (recepción, ascensor, oficinas, …), y el hecho de que ese lugar no sea lúgubre e iluminado con luz artificial predispone a la compra de productos o al cierre de tratos en un negocio.     Tampoco tenemos que olvidar que un ascensor de cristal puede ser una atracción turística para un edificio o incluso para una ciudad. Hay muchas personas que deciden alojarse en un hotel determinado, o visitar una cafetería o un restaurante sabiendo que uno de sus alicientes va...

Leer Más
¿Qué es y para qué sirve la tecnología «Gearless»?
Dic19

¿Qué es y para qué sirve la tecnología «Gearless»?

Los ascensores han estado siempre formando parte de nuestra existencia. Desde las rudimentarias plataformas, que funcionaban con tracción animal, fechadas en el antiguo Egipto o en la Roma del S.I, hasta nuestros días, el ascensor ha sido, posiblemente, la máquina que ha ayudado a que tengamos un mejor nivel de vida. Lejos quedan los primeros y rudimentarios elevadores de pasajeros que se empezaron a emplear en Estados Unidos, y cuyo funcionamiento se basaaba en una máquina de vapor. Actualmente, aunque su función sigue siendo la de transportar objetos y personas a diferentes alturas sin hacer ningún tipo de esfuerzo, la tecnología ha avanzado tanto que no tiene nada que ver con esos primeros prototipos.     Cada vez es más la concienciación que estamos tomando sobre el medio ambiente y la eficiencia energética, por lo que las empresas fabricantes de ascensores nos hemos tenido que poner a la última en materia de tecnología, y en la actualidad ya instalamos máquinas gearless, o sin engranajes, como parte de la respuesta a esta problemática. Eso sin olvidar la gran variedad de sistemas de ahorro de energía, que ya hemos comentado en algunos de nuestros anteriores artículos, como: nuestro Sistema Efilift, que permite reaprovechar la energía generada en el funcionamiento de nuestros ascensores electromecánicos, dotándolos de una mejor eficiencia de la energía, reduciendo el consumo en la instalación y obteniendo una mejor clasificación energética; el cambio de la iluminación, pasando de los fluorescentes y las bombillas convencionales a los leds; la reducción de peso de todos los elementos que forman la cabina, con el fin de necesitar menos energía a la hora de movernos entre las difentes alturas de un edificio;…   VENTAJA DE LA TECNOLOGÍA GEARLESS SOBRE LOS SISTEMAS CONVENCIONALES La tecnología sin engranajes logra un ahorro significativo de energía a través de un motor que lleva incorporado un imán, gracias al cual se reducen los puntos de fricción dentro de la maquinaria. Al reducir esa fricción, conseguimos que haya muchos menos elementos que se puedan desgastar, por lo que la durabilidad de piezas es muchísimo mayor. A esa característica, le tenemos que añadir que, con esta tecnología podemos llegar a ahorrar hasta un 50% de la energía que tenemos contratada en el edificio. La reducción de ruidos y vibraciones en el interior del ascensor, a consecuenncia del confort que da la falta de cualquier tipo de rozamiento en el exterior de la cabina.     Otra de las características de los elevadores sin engranajes es que la maquinaria es mucho más compacta que una convencional, por lo que su instalación se puede llevar a cabo en lugares con poco espacio...

Leer Más
Los sistemas hidráulicos de elevación: una alternativa segura para los espacios de reducidas dimensiones.
Oct24

Los sistemas hidráulicos de elevación: una alternativa segura para los espacios de reducidas dimensiones.

“Un ascensor es un sistema de transporte, diseñado para mover personas u objetos entre los diferentes niveles de un edificio o estructura. Está formado por partes mecánicas, eléctricas y electrónicas que funcionan en conjunto para ponerlo en marcha.” Esta es, según Wikipedia, la definición de ascensor. El concepto de un ascensor es increíblemente simple: basta un compartimento conectado a un sistema de elevación, unido a la caja a través de una cuerda. Evidentemente, los ascensores que conocemos, tanto de carga como de pasajeros, son mucho más sofisticados. Hoy en día necesitamos sistemas mecánicos avanzados para que los pasajeros puedan decidir, desde dentro de la cabina o desde los rellanos, a qué planta necesitan ir; dispositivos de seguridad para que todo funcione sin problemas; y potencia suficiente como para poder manejar el peso de la cabina junto con su carga. En este artículo no hablaremos de los elevadores eléctricos (los que se desplazan por el hueco de la escalera mediante unos raíles, y unos cables que están conectados a la maquinaria de la parte superior del edificio). Nos centraremos en unos de los ascensores más usados en nuestras construcciones de poca altura donde, en muchas ocasiones, no hay espacio ni para colocar un foso: el ascensor hidráulico. Los sistemas hidráulicos son increíblemente simples: son capaces de elevar la cabina de un ascensor mediante un pistón, que se desplaza gracias a la fuerza que ejerce un fluido que hay dentro de un cilindro. Dicho cilindro está conectado a un sistema de bombeo, que generalmente funciona con aceite hidráulico. La bomba empuja el fluido desde el tanque, donde inicialmente está todo el líquido, hacia un tubo que conduce al cilindro. Cuando la válvula está cerrada, el fluido a presión no tiene a dónde ir a excepción del cilindro. A medida que el líquido se va acumulando en él, empuja el pistón hacia arriba y levanta la cabina del ascensor. Cuando la cabina del ascensor se va acercando al piso donde tiene prevista la parada, el sistema de control envía una señal al motor para que apague gradualmente la bomba. Con la bomba apagada, ya no fluye más líquido dentro del cilindro, pero el que ya había anteriormente dentro de él no se puede escapar, por lo que el pistón descansa encima del fluido, y la caja del ascensor se queda inmóvil en el lugar donde está. Para bajar la cabina, basta con abrir la válvula para que el líquido que se ha acumulado en el cilindro pueda fluir hacia el depósito. Realizando esta acción la cabina desciende gradualmente. Si lo que queremos es detenernos en un piso inferior, lo que hace el...

Leer Más
Sistemas de control de acceso en los ascensores: ¿Qué son? ¿Para qué sirven?
Sep12

Sistemas de control de acceso en los ascensores: ¿Qué son? ¿Para qué sirven?

Por un tema de seguridad, cada vez es más habitual tener controlada la entrada a los edificios, sobre todo los destinados al uso de oficinas, y los entornos residenciales de un cierto nivel adquisitivo. Debemos tener en cuenta que, uno de los lugares por donde se puede colar más de una visita indeseable, es por el ascensor. Precisamente para que eso no ocurra, existen sistemas de control de acceso dentro de los elevadores. ¿Quieres saber cómo funcionan? ¡Toma nota!     Los sistemas de control de acceso funcionan mediante una tarjeta proporcionada por el administrador o el jefe de seguridad del edificio. Dicha tarjeta da la posibilidad de acceder a ciertas plantas al titular de la misma. Es decir, imagina a un empleado que trabaja en el departamento comercial, y al que se le da acceso al piso donde se encuentra el departamento de marketing o al de administración, pero que no se le deja llegar al lugar donde se encuentran el centro de datos de la empresa. Otro ejemplo podrían ser los trabajadores de la empresa de limpieza de la misma compañía, cuyos empleados deberían tener acceso a todos los departamentos, ubicados en todas las plantas, pero solo en unos horarios determinados. ¿Y qué ocurriría si esa misma empresa necesitase a trabajadores externos para hacer una obra determinada? Pues que se les daría acceso únicamente a la planta donde tuviesen que estar trabajando, por el periodo de tiempo en el que durasen las obras. ¿Cuáles son las ventajas de los sistemas de control de acceso? El mejorar la seguridad del edificio es básicamente la principal. El hecho de evitar que todo aquel que entre en las instalaciones no pueda acceder a las distintas plantas, hace que el edificio sea un lugar mucho más seguro. Para una máxima seguridad, estos sistemas pueden ser complementados con una buena videovigilancia en lugares específicos, como son las entradas y los diferentes rellanos del edificio.     Otra de las ventajas de este tipo de tarjetas es que cada una de ellas almacena un registro de los movimientos que ha ido haciendo su titular a su paso por las diferentes plantas, desde que entra en el edificio hasta que sale de él. El jefe de seguridad puede acceder, mediante un programa informático, a la información de todos los pasos que ha ido haciendo el usuario, por lo que disuade a éste de perpetrar ningún robo, ninguna acción de vandalismo o cualquier otro delito que se pudiese llegar a ocurrir en entornos residenciales o en bloques de oficinas en los que trabaja un gran número de personas. Mantener la seguridad de un edificio, para...

Leer Más
Un sistema de seguridad obligatorio en nuestros ascensores: el teléfono de emergencia.
Ago28

Un sistema de seguridad obligatorio en nuestros ascensores: el teléfono de emergencia.

¿Sabías que en España hay instalados más de 900.000 ascensores, que se estima que realizan más de 150 millones de trayectos diariamente? A pesar de esta cantidad ingente de recorridos diarios, el ascensor es el medio de transporte más seguro que hay. Los sistemas de seguridad que se instalan en estos aparatos, junto con las revisiones periódicas, han conseguido que el riesgo de accidentes sea casi nulo.     Uno de los métodos de seguridad de los que disponemos en el interior de nuestros ascensores, es el sistema de llamada. Desde el año 2005, la totalidad de los elevadores que hay en España, tienen la obligación de tener instalado un sistema de telefonía en el interior de la cabina. Según dice la normativa, éste tiene que ser oral y bidireccional, de tal manera que haya conexión permanente entre la empresa de mantenimiento, y los ocupantes del interior del ascensor. De la misma manera, se acordó que habría un período de tiempo prudencial, para que todas aquellas comunidades de propietarios, bloques de oficinas, centros comerciales, casas unifamiliares,… que no contasen con línea de teléfono en el interior de sus ascensores (ya que carecía de obligatoriedad hasta la fecha), pudiesen dar de alta una de ellas. Pero… ¿cuál es el funcionamiento de la línea de teléfono que se encuentra dentro de un ascensor? El teléfono se instala dentro de la cabina, y se coloca en uno de los botones que hay en la botonera. Justamente ese botón será el que pulsará el ocupante del ascensor, en el caso de que haya una avería que haga que se quede atrapado en su interior. Automáticamente, y gracias a un altavoz y un micro colocado dentro de la cabina, se ponen en contacto el servicio de emergencias de la empresa que hace el mantenimiento, con el usuario que está sufriendo la avería, interviniendo el primero de forma inmediata.     En su día, la puesta en marcha de la normativa, provocó que se disparasen los gastos de las comunidades de propietarios, ya que inicialmente, las compañías telefónicas instalaron líneas de telefonía fija, y empezaron a cobrar las tarifas habituales, sin apenas haber tenido ninguna llamada a través de esos teléfonos. Afortunadamente, en la actualidad, ya existen tarifas más competitivas, tanto fijas como móviles, que hacen que el recibo de final de mes de la comunidad no se vea incrementado por culpa de esta normativa. En Inelsa Zener estamos siempre pendientes de la seguridad de nuestros usuarios, por lo que dotamos a todas nuestras máquinas de la última tecnología, y tenemos permanentemente un grupo de profesionales preparados para solucionar con la máxima celeridad cualquier contratiempo...

Leer Más
La importancia de tener un buen técnico de ascensor
Jun06

La importancia de tener un buen técnico de ascensor

Ser técnico de ascensores no es una tarea nada sencilla. Cuando en Inelsa Zener contratamos a este tipo de trabajadores especializados, les pedimos que tengan unas habilidades determinadas, conocimientos y, sobre todo, experiencia. Muchos de nosotros creemos que la tarea que desempeña un técnico de estas características es como tantas otras, pero nada más lejos de la realidad: pasar el mantenimiento de un elevador, repararlo o rescatar a alguien que se ha quedado atrapado dentro de él, no es un trabajo fácil, y no todo el mundo sirve para ello. Este tipo de trabajadores deben tener una buena fortaleza física para subir gran cantidad de plantas si existe una avería, conocimientos de electrónica, electricidad, hidráulica, y dada la complejidad de las máquinas de hoy en día, también deben saber de programación.     La labor que desempeñan estos profesionales es esencial en nuestra sociedad. ¿Te imaginas que, de repente, los ascensores de una ciudad con edificios altos como puede ser Nueva York o Dubai se detuvieran? Los ascensores juegan un papel muy importante en la humanidad: son los responsables de facilitarnos la vida. Tienen una función fundamental en el buen funcionamiento de nuestros bloques de viviendas y lugares de trabajo. Cuando el elevador de una edificación de unas cuantas plantas de altura se estropea, la vida se detiene para todos aquellos que tienen que utilizarlo. Es indispensable que las grandes urbes cuenten con profesionales cualificados que puedan ejercer sin ningún problema esta profesión. Al estar en constante funcionamiento, los ascensores son máquinas que, en mayor o menor medida, en algún momento de su vida útil se han estropeado. Si bien no nos es posible garantizar un entorno que sea libre de accidentes, podemos tomar medidas para lograr que ese riesgo se minimice, consiguiendo que las averías sean casi una anécdota. El mantenimiento preventivo de los ascensores es la mejor manera de hacer que el elevador de un edificio funcione correctamente.     En Inelsa Zener sabemos que, las revisiones periódicas de un ascensor son de vital importancia, y para ello estamos orgullosos de contar con los mejores profesionales del sector. Gracias a las verificaciones, tanto de mecánica como de electrónica de los equipos, garantizamos que reducimos drásticamente el riesgo de los accidentes y de las averías. El mantenimiento se realiza en los periodos que marca la ley (mensual, trimestral, semestral, anual,…) independientemente de en qué estado se encuentre el ascensor que tenemos que inspeccionar. Desde Inelsa Zener queremos agradecer a este colectivo de profesionales, su complicado trabajo y dedicación, con el fin de conseguir que tengamos una vida mucho más sencilla, segura y...

Leer Más
¿Puedo cambiar de empresa de mantenimiento de mi ascensor?
May23

¿Puedo cambiar de empresa de mantenimiento de mi ascensor?

Uno de los gastos más importantes que tenemos en las comunidades de vecinos, son los que genera el uso de nuestro ascensor: reducir la factura de la luz, con un contrato más adecuado a las necesidades del edificio, o mirar diferentes opciones de la empresa de mantenimiento, es algo que tenemos que tener en cuenta si lo que queremos es ahorrar a final de mes. Sabemos que hay ciertos cambios en nuestra vida que se nos hacen una montaña, y uno de ellos es precisamente cambiar el proveedor que realiza las revisiones de nuestro elevador, pero… ¿sabes cuánto dinero te podrías ahorrar, si encargases un estudio de eficiencia a Inelsa Zener? Es obligatorio que se pase la revisión del ascensor una vez al mes, independientemente de la cantidad de usuarios que lo utilicen a diario, así como también del número de pisos a los que tenga que acceder dicho ascensor. Lo que, en ningún caso es obligatorio, es que esa revisión la tenga que realizar la misma empresa que instaló el ascensor en su día. Años atrás, cada compañía tenía sus propios recambios, que se utilizaban únicamente en aquellos aparatos que habían sido instalados por ellos. Afortunadamente, en la actualidad eso ha cambiado: los ascensores de hoy en día utilizan piezas homologadas que se encuentran al alcance de todas las empresas del sector. Así que si es este asunto el que más te inquieta a la hora de hacer el cambio, no te preocupes: si eliges a Inelsa Zener como tu nueva empresa de mantenimiento, tendrás acceso a los mismos recambios que la que tienes en la actualidad. Otro de los temas que más nos inquietan a la hora de realizar el cambio de proveedor son las cláusulas, en mucho casos abusivas, de los contratos de mantenimiento. Gracias a la jurisprudencia que ya hay en los juzgados sobre estos casos, los jueces están dando cada vez más, la razón a las comunidades de vecinos a las que se les está reclamando una multa por parte de la antigua empresa de mantenimiento. Con Inelsa Zener no te vas a ver en nada, porque nuestro Departamento Comercial gestiona toda la tramitación que necesites para poder realizar el cambio de compañía. Somos nosotros los que nos ponemos en contacto con la antigua empresa de mantenimiento para llevar a cabo el cambio de titularidad, así como también con el Departamento de Industria, evitando que las comunidades de vecinos tengan que realizar ningún tipo de papeleo. Tenemos también un Departamento Jurídico para asesorar y defender los intereses de los vecinos si fuese necesario, y resolver todas las dudas que puedan llegar a surgir derivadas...

Leer Más
Montacargas y ascensores de pasajeros: la diferencia no es solo una cuestión de tamaño
May09

Montacargas y ascensores de pasajeros: la diferencia no es solo una cuestión de tamaño

Existen una gran variedad de ascensores en el mercado, dependiendo del uso que se les quiera dar. El artículo de hoy hemos querido dedicarlo a los más comunes: los de pasajeros, instalados habitualmente en edificios de oficinas o comunidades de vecinos, y los montacargas, cuyo uso se circunscribe habitualmente a almacenes y lugares donde podemos encontrar tráfico de mercancías. La diferencia entre ellos no erradica únicamente al lugar donde decidamos colocarlos, ni en su capacidad: hay montones de variables que tenemos que tener en cuenta a la hora de decidirnos por uno u otro elevador. Los montacargas son ascensores de grandes dimensiones, que se utilizan para el traslado, entre diferentes alturas, de artículos con gran volumen y peso. Antiguamente contaban con portones de madera, que se abrían y cerraban de forma manual, y con un interior muy simple, formado únicamente por una plataforma y un único lateral que hacía las veces de cabina. Actualmente, y debido a las diferentes normativas de seguridad, es obligatorio tener el habitáculo interior completamente cerrado, para evitar accidentes. Hoy en día los montacargas deben cumplir con la normativa UNE-EN 81.3, específica de los elevadores en los que la carga nominal es superior a 300 kg. de peso, y en la que se tienen en cuenta todas la situaciones peligrosas y acontecimientos significativos que te pueden ocurrir dentro de uno de ellos. Los ascensores de carga suelen ser mucho más grandes que los de pasajeros, y generalmente tienen la capacidad de desplazar alrededor de 3.000 a 5.000 kg, aunque dependiendo del número de columnas por los que se mueve la cabina, se puede llegar perfectamente a las 10 toneladas. Éstos a menudo cuentan con acabados interiores mucho más toscos, de metal y muy resistentes para evitar daños durante la carga y descarga. Aunque existen montacargas hidráulicos, colocados en lugares donde no hay que desplazarse por una gran cantidad de plantas, los elevadores eléctricos son más eficientes energéticamente hablando, para elevar cargas de mucho peso. Este tipo de aparatos es obligatorio que pasen periódicamente su revisión cada tres meses, y está terminantemente prohibido utilizarlo para el transporte de personas, a excepción de los estrictamente necesarios para desplazar la carga, que generalmente son uno o dos ocupantes. Los ascensores de pasajeros son los que todos conocemos, y tienen claras diferencias con los anteriores. Al contrario que en los montacargas, el interior de todos ellos cuenta con un teléfono de rescate, con el que ponerse directamente en contacto con el servicio de mantenimiento, en caso de avería. Las revisiones generales son obligatorias pasarlas una vez al mes, y la botonera de su interior cuenta con tantos pulsadores como...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies