¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
Pros y contras de los ascensores sin cuarto de máquinas
Feb17

Pros y contras de los ascensores sin cuarto de máquinas

«Ya nos gustaría tener ascensor, pero no tenemos lugar donde colocarlo». Para los que nos dedicamos a este sector, esta es una de esas típicas frases que oímos a menudo. Lo que no todo el mundo sabe es que, cuando se trata del mundo del ascensor, las posibilidades que hay en el mercado pueden ser ilimitadas: incluso para comunidades de vecinos en las que, aparentemente, no haya suficiente espacio dónde instalarlo. En el mercado existen alternativas que pueden llegar a facilitar su montaje como: aprovechar el hueco de la escalera, colocar la cabina dentro del patio interior, ponerla en la fachada que da a la calle, instalar un ascensor sin cuarto de máquinas,… El concepto de ascensor sin sala de máquinas existe desde finales de la década de los 50, sin embargo, es durante estos últimos años que se ha vuelto mucho más popular. En la actualidad no es nada extraño ver como su instalación, si el edificio lo permite, está bastante generalizada. Precisamente, en nuestro artículo queremos hacer hincapié en este último tipo de ascensor. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas que podemos llegar tener al instalar uno de ellos en nuestra comunidad de vecinos?     El poco espacio que se necesita para su construcción es la característica más visible, y posiblemente la más atractiva de este tipo de elevadores. Al no tener cuarto de máquinas, ya que la maquinaria es mucho más compacta, se puede colocar en el hueco del ascensor, aprovechando al máximo el lugar donde se ha realizado la instalación. Esta particularidad los convierte en una magnífica opción para edificios con verdaderos problemas de espacio para poder ubicar el cuadro de maniobras y la máquina tractora, independientemente de la altura que tenga el bloque de pisos, ya que en la actualidad, debido al desarrollo de las nuevas tecnologías de tracción, no existen restricciones en cuanto a carga, recorrido o velocidad. El importe del emplazamiento de un ascensor de estas características es algo menor que el de los ascensores convencionales, ya que se requiere un menor tiempo de instalación debido a su diseño y al montaje modular. Por otro lado, los elevadores que no cuentan con cuarto de máquinas acostumbran a ser un poco más complicados de mantener y reparar, ya que los técnicos tienen que acceder directamente al grupo tractor que se encuentra en el interior del hueco del ascensor, con la dificultad que ello conlleva.     ¿Debido a que todo el mecanismo está localizado dentro del hueco del ascensor, podríamos llegar a tener mucho más ruido estructural que el de las instalaciones que cuentan con cuarto de máquinas? Lo que a priori...

Leer Más
Razones por las que instalamos pasamanos en las cabinas de los ascensores
Ene02

Razones por las que instalamos pasamanos en las cabinas de los ascensores

Para muchos de los usuarios, el ascensor y la cabina de pasajeros están irremediablemente ligados, y acaban por no ser diferenciados el uno del otro. En el interior de la cabina, existen elementos muy característicos como puede ser el espejo, la botonera o el pasamanos. En anteriores artículos hemos hablado de los espejos, pero ¿nos hemos parado alguna vez a pensar para qué sirve un pasamanos? Tenemos claro el aspecto que tiene o dónde se encuentra, pero son pocos los que conocen su utilidad.     Sabemos que los espejos dentro de los ascensores se empezaron a colocar hace ya un siglo, con el fin de aliviar el estado de ansiedad que provocaba el hecho de estar en un espacio cerrado de reducidas dimensiones. De lo que no tenemos constancia es de en qué momento se comenzó a hacer uso del pasamanos, ni cuál fue inicialmente la razón por la que se añadieron al diseño del interior de las cabinas de los elevadores. La velocidad máxima que alcanza el desplazamiento de una cabina es de tan solo unos 3 ó 5 metros por segundo. A pesar de que la mayoría de los usuarios tenemos la fortaleza y el equilibrio suficientes como para no caernos en cuanto el ascensor se pone en funcionamiento, muchas personas mayores necesitan cogerse en algún lugar para no acabar en el suelo. La falta de estabilidad, unida a las pequeñas sacudidas del interior del habitáculo al ascender y descender por el hueco del ascensor, pueden llegar a ser un peligro. En este punto un pasamanos es un elemento de seguridad muy importante, que pueden utilizar los pasajeros que necesitan un apoyo adicional para estabilizar su equilibrio durante el desplazamiento. Otra de las razones por la cual los ascensores están equipados con este elemento es por un simple tema de diseño. Después de todo, son pocos los elementos estéticos que podemos modificar en el interior de una cabina, para conseguir una buena impresión a primera vista en el pasajero. Los materiales de los que están hechos los pasamanos pueden ser muy diversos: desde el acero inoxidable, pasando por la madera o materiales sintéticos, y siempre manteniendo una armonía con el resto del espacio donde se encuentra.     Otro de los motivos por los que instalamos esta pieza en las cabinas, es para ayudar a aquellos que tienen algún tipo de discapacidad visual. Las personas ciegas o con ciertas deficiencias visuales a menudo deben confiar en la buena voluntad de los que les rodean, de su perro guía o de los sonidos acústicos que encuentran a su alrededor. El leve movimiento en un ascensor puede causar...

Leer Más
¿Puede un ascensor de cristal llegar a ser la atracción principal de un edificio?
Dic19

¿Puede un ascensor de cristal llegar a ser la atracción principal de un edificio?

Uno de los elementos más importantes de un edificio, independientemente de la función que tenga éste, es el ascensor. Es evidente que está a años luz la experiencia de viajar en uno de cristal, con la de cualquiera de los que nos podemos encontrar en una comunidad de vecinos convencional. Tanto en hoteles, como en otros puntos de interés turístico de las ciudades, aparte de poner un especial énfasis a la seguridad, se le da también valor a la estética con el fin de causar la mejor impresión posible al visitante. Si nos ponemos a pensar, ¿se te ocurre un ascensor más decorativo que uno de cristal?     A pesar de que, aparentemente, los ascensores de vidrio pueden parecer frágiles, nada más lejos de la realidad. Las empresas que nos dedicamos a la fabricación e instalación de ascensores, hemos puesto toda la carne en el asador para hacer grandes avances técnicos en el tema de los materiales, siendo estos muchos más ligeros y fuertes que los que se producían años atrás. Las paredes de un ascensor de vidrio no están hechas con el mismo material de las ventanas que tenemos en casa. Se fabrican con un acrílico de policarbonato transparente que en apariencia se parece al cristal que conocemos, pero que no tiene nada que ver con él: es 250 veces más duradero y su resistencia de es tal, que hace que romperlo sea imposible. Un elevador de estas características a menudo se usa como reclamo en un edificio que va a atraer a multitud de visitantes. Hay muchas personas que utilizan este tipo de ascensores, que se sienten atraídas por la experiencia de moverse entre plantas usando una cabina transparente. Al fin al cabo de eso se trata: colocar el ascensor en un lugar visible, para poder proporcionar a los usuarios una vista panorámica del lugar a medida que éste asciende y desciende.     Un ejemplo claro de cómo puede cambiar un ascensor la manera de disfrutar un edificio, la encontramos en la antigua central eléctrica Battersea de Londres, desmantelada en el año 1983. La icónica fábrica abandonada, cuya imagen fue portada del álbum «Animals» de Pink Floyd, se abrirá de nuevo al público durante el año 2021 con una función completamente diferente a la original: ser un centro de cultura y ocio para todo aquel que la visite. Una de sus atracciones estrella será un ascensor panorámico, llamado Chimney Lift, con capacidad para 30 personas. Este elevador brindará a los visitantes la experiencia única de viajar por el interior de una de sus famosas chimeneas. Al llegar a la parte alta de esta, ofrecerá unas...

Leer Más
Pros y contras de las plataformas de estacionamiento de vehículos
Dic05

Pros y contras de las plataformas de estacionamiento de vehículos

En el momento en el que oímos la palabra «ascensor», nos imaginamos una cabina llena de pasajeros desplazándose por las plantas de un edificio. Lo que muchos no saben es que también existen los elevadores de coches, que nos pueden llegar a aportar muchos beneficios, sobre todo en las grandes urbes. Una de las problemáticas con las que se encuentran en las grandes ciudades es el tema de las plazas de aparcamiento. El aumento de automóviles por nuestras calles, sumado al aumento demográfico, hace que el encontrar un hueco donde poder aparcar se vuelva una auténtica hazaña. Hasta el día de hoy, los solares de pequeñas dimensiones, obligaban a hacer garajes con pocas plazas, o a destinar el escaso espacio de las parte de los sótanos únicamente a trasteros.     Las plataformas de estacionamiento de automóviles no son, ni mucho menos, algo que se haya inventado recientemente. Este tipo de máquinas llevan en marcha mucho más tiempo de lo que la gente se imagina, y son una excelente manera de descongestionar los aparcamientos en las calles, y aumentar la cantidad de plazas de parking disponibles. Su funcionamiento se basa en apilar vehículos, uno encima de otro, proporcionando el doble de los espacios disponibles en un aparcamiento convencional. Después de todo, se desperdicia gran cantidad de espacio sobre los coches, que podría ser aprovechado, y un elevador de plataforma para estacionar vehículos puede proporcionar una solución versátil y efectiva a este problema. ¿Son seguros este tipo de elevadores? Rotundamente, sí. Entendemos la preocupación de la gran mayoría de conductores por la seguridad de su coche. No es tranquilizador desprenderte de ellos en este tipo de garajes. Después de todo, dejamos nuestro vehículo en la entrada del lugar donde tenemos que estacionarlo, viéndole como se aleja hasta que desaparece, y sabiendo que va a estar suspendido sobre una plataforma hasta que lo volvamos a buscar. Aunque esto nos provoque una cierta angustia, debemos decir que este tipo de máquinas son mucho más seguras de lo que nos podemos llegar a imaginar. De hecho, gracias a que los delicuentes no pueden acceder a estos lugares, la utilización de elevadores de coches previenen el robo de vehículos, así como también el vandalismo.     ¿Por qué no está generalizado el uso de estos aparcamientos? Sabemos que, instalar ese tipo de ascensores en nuestras viviendas, nos facilitan la vida, ya que evitan las maniobras complicadas, el vandalismo y que en un lugar relativamente pequeño se puede construir un mayor número de plazas de parking, pero la verdad es que no todo son ventajas. Tal y como nos podemos llegar a imaginar, el precio...

Leer Más
La botonera de los ascensores: un festival de bacterias al alcance de todos
Nov20

La botonera de los ascensores: un festival de bacterias al alcance de todos

Estamos rodeados de ácaros, virus y bacterias. Aunque no sean perceptibles a nuestra vista, miremos donde miremos ahí están, esperando a que tengamos una bajada de defensas para poder hacer de las suyas con nuestro organismo. Se han hecho montones de estudios sobre ciertos patógenos y los lugares donde podemos llegar a encontrarlos. Llama la atención ver cuáles son las cosas más sucias que tocamos a diario. Objetos tan dispares como un teclado de un ordenador, un teléfono, el estropajo de nuestra cocina, una toalla, el mando a distancia de la televisión de un hotel, el asidero del interior de un autobús, la carta de un restaurante, la maneta de una puerta,… son el lugar perfecto para el caldo de cultivo de todo tipo de microorganismos. Y… ¿sabes que los ascensores no se libran de estar en este listado?     Sobre todo las botoneras de los elevadores tienen el discutible honor de formar parte del «top ten» de objetos cotidianos con más suciedad. De hecho, está demostrado que la cantidad de bacterias presentes en el botón de la planta baja de nuestra comunidad de vecinos, puede ser hasta 20 veces superior que las que nos podemos llegar a encontrar en un asiento de un baño público. Sí, ¡lo has oído bien! Y ya ni hablemos de los ascensores que se encuentran en lugares tan transitados como pueden ser los edificios de oficinas, los centros hospitalarios o los centros comerciales. En esos lugares las cifras llegan a dispararse hasta límites que nos harían plantear seriamente el uso de unos guantes los 12 meses del año. Estafilococos, estreptococos, bacterias intestinales, enterococos y pseudomonas son los patógenos más comunes en los botones de nuestros ascensores. Las causas de semejante festival de bascterias está provocada por la falta de higiene de los usuarios, y se podría evitar simplemente lavándonos las manos con mayor frecuencia. A pesar de la gran cantidad de estos microorganismos, es cierto que es poco probable que causen, en la mayoría de los casos, enfermedades de importancia. Una limpieza en profundidad, tanto de la totalidad de la cabina del ascensor como de las puertas y la botonera exterior, sería suficiente para higienizar el aparato.     Es importante preocuparse del correcto mantenimiento y limpieza de los ascensores y realizar las pautas necesarias para solucionar este problema que, en principio, no tiene una gravedad extrema pero sí debería estar controlado. No está de más que el presidente, o el administrador de la comunidad de vecinos, hable con la empresa encargada de la limpieza del ascensor para que proceda, de forma periódica, a realizar una limpieza a fondo en todos los...

Leer Más
¿Afecta el frío a nuestro ascensor?
Nov07

¿Afecta el frío a nuestro ascensor?

Ya estamos en pleno mes de noviembre y con él le damos la bienvenida al frío. El bajón de las temperaturas nos afecta a nuestra forma de ser y de relacionarnos con los demás: dejamos a un lado las terrazas y los paseos, para hacer mucha más vida dentro de casa. Aunque cueste creerlo, los seres vivos no somos a los únicos que les afecta la bajada de temperaturas: ¡a las máquinas también! ¿Verdad que habéis notado, en más de una ocasión, una sensación extraña en el coche cuando lo habéis puesto en marcha una mañana cualquiera de invierno? Pues los ascensores no son ninguna excepción. ¿Sabemos cómo le afecta el frío a nuestro elevador? Antes de nada debemos tener claro que existen diferentes tipos de ascensores, y que no a todos ellos les afecta el desplome del mercurio por un igual.     Los más perjudicados en esta época del año son los ascensores hidráulicos, ya que se desplazan gracias a un depósito de aceite que, mediante un pistón, empuja la cabina hasta el lugar donde queremos ir. Para este tipo de ascensores la temperatura a la que se encuentra el cuarto de máquinas es importantísima. Generalmente se recomienda que oscile entre los 15° y los 35° para un óptimo funcionamiento. Alcanzar estas cifras no es tan complicado, si tenemos en cuenta que no todos los ascensores están metidos en el interior de un edificio: es evidente que los exteriores sufren mucho más la climatología por estar en la intemperie, por lo que es frecuente padecer temperaturas inferiores a 0° en invierno o superiores a 40° en verano. ¡Todo un reto para los ingenieros y técnicos! ¿Qué ocurre cuando el aceite del grupo hidráulico alcanza una temperatura por debajo de la recomendada? Si esta cae por debajo de los 15° por un periodo prolongado de tiempo, puede hacer que el elevador se mueva de manera más lenta de lo habitual, o que no se nivele correctamente en las paradas. Esto es debido a que el fluido hidráulico se vuelve más frío y viscoso, y como consecuencia, el pistón se mueve más lentamente. Se puede eliminar este problema controlando el frío dentro de la sala de máquinas, para evitar que el aceite experimente grandes fluctuaciones de temperatura, o bien, calentar directamente el aceite que se encuentra dentro del depósito.     Otro problema del clima frío, y que también afecta a los ascensores eléctricos, son las guías con poca lubricación. Con temperaturas tan bajas el lubricante puede llegar a secarse, causando fricción entre las piezas que se encuentra en movimiento. En este caso, mientras estamos en la cabina, no...

Leer Más
La Presa de las Tres Gargantas y el ascensor de barcos más grande del mundo
Sep26

La Presa de las Tres Gargantas y el ascensor de barcos más grande del mundo

¿Has oído hablar alguna vez de La Presa de las Tres Gargantas? ¿Sabes que es el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo, y que su interior alberga un ascensor capaz de transportar barcos de un nivel a otro de dicha presa? Como no podía ser de otra manera, semejante estructura colosal se encuentra en China, levantándose a orillas de la ciudad de Yichang, en el centro del país. Esta construcción faraónica supone la culminación a más de 23 años de trabajo. El lugar escogido para su ubicación es un estrechamiento natural del río Yangtsé, que está situado entre tres gargantas que son las que dan nombre a la presa. Su dique mide más de dos kilómetros de longitud, y cerca de 200 metros de altura, y se diseñó inicialmente para evitar la crecida del río, mejorando el control de su cauce, que sufría inundaciones masivas de sus orillas cada diez años. Según las autoridades chinas, en el Siglo XX llegaron a perecer unas 300.000 personas por culpa de este fenómeno natural. Su construcción finalizó en el año 2016 no sin protestas por parte de los ecologistas, que vieron como especies endémicas del Yangtse, como el delfín chino, acababan extinguiéndose. Eso sin contar con el más de un millón de personas, que tuvieron que dejar sus hogares porque vivían en la zona inundable, o la pérdida de patrimonio y hectáreas de bosque que jamás van a poderse recuperar. Incluso se afirma que su construcción llegó a desplazar dos centímetros el eje de rotación de La Tierra.     Dejando todos estos datos a un lado, lo que realmente nos asombra es la manera como han solucionado la navegabilidad del río. Uno de los problemas que se encontraron cuando finalizaron las obras, es que los barcos debían navegar durante 4 horas, atravesando un sistema de esclusas para poder llegar a su destino. Ingenieros chinos y alemanes consiguieron idear un ascensor que pudiese transportar embarcaciones de un nivel a otro de la presa, reduciendo ese tiempo a tan solo 40 minutos, y…. ¡lo consiguieron! Este ascensor, con una plataforma de 120 metros de largo por 18 metros de ancho y una base inundada de 3,5 metros, permite mover barcos de tamaño pequeño y mediano, salvando una distancia vertical de 113 metros. Su capacidad de carga es de 3.000 toneladas, y utiliza un sistema tan antiguo como el Principio de Arquímedes para su funcionamiento. Los ingenieros que construyeron el elevador, aseguran que esta estructura solo ha comportado beneficios para la zona: – Disminución del gasto en energía. – Menores emisiones de CO2 a la atmósfera que utilizando cualquier otra técnica para el desplazamiento de...

Leer Más
¿Por qué dejaron de existir los ascensoristas?
Ago28

¿Por qué dejaron de existir los ascensoristas?

Desde este blog hemos querido hacer un pequeño homenaje a una de las profesiones que, como tantas otras, se han extinguido de nuestras ciudades a consecuencia de los avances tecnológicos: los ascensoristas. Antiguamente, nos rodeábamos de una tecnología tan complicada de utilizar, que necesitábamos ser ayudados por profesionales para hacer uso de ella. Hoy en día sería impensable tener que ponernos antes en contacto con una telefonista para poder llamar a un familiar, o necesitar un chófer para poder coger un automóvil. Pues bien, eso mismo nos ocurría cada vez que queríamos coger un ascensor, ya que su mecanismo era tan complejo que requeríamos tener presente la figura de un ascensorista.     La profesión de ascensorista no era una tarea sencilla. Tenemos que pensar que ese tipo de trabajadores controlaban el funcionamiento del ascensor manualmente, a través de un reóstato en forma de palanca. Este mecanismo se situaba dentro de la cabina y desde él se podía controlar la velocidad, y si éste necesitaba moverse hacia los pisos superiores o inferiores. Otra de sus funciones del ascensorista era abrir y cerrar las puertas manualmente (podemos asegurar que no era una tarea nada cómoda) para permitir el flujo de usuarios y garantizar su seguridad durante todo el trayecto. Pero si había una operación que entrañaba una dificultad mayor dentro del ascensor era la de alinear correctamente, y con una suavidad casi imperceptible, la cabina con los diferentes pisos para posibilitar la entrada y la salida de los pasajeros de forma fiable. Pero el trabajo de un ascensorista no se limitaba únicamente a que el ascensor funcionase como un reloj suizo. Sus funciones iban mucho más lejos: ¡eran unos increíbles relaciones públicas! Atendían a los pasajeros con amabilidad y les daban toda aquella información que ellos necesitaban. En los edificios de oficinas informaban sobre las empresas, y en qué despacho se encontraban; en las comunidades de vecinos informaban de dónde podían encontrar a una persona en concreto; y en los grandes almacenes daban todo tipo de información sobre dónde se encontraban los diferentes departamentos, y en muchas ocasiones dónde se podía encontrar un producto determinado. Conocían con pelos y señales lo que ocurría en el edificio donde trabajaban. Eran personas discretas que sabían cuál era la gente que entraba y salía del edificio, y que protegía a sus vecinos de visitas extrañas y de poco fiar.     Este tipo de trabajadores fueron increíblemente comunes durante la última década del S.XIX y las primeras del S.XX. Pero los avances tecnológicos durante los años 60 y 70, hicieron que se reemplazase la figura del ascensorista por máquinas más modernas y automatizadas,...

Leer Más
¿Cuáles son los mitos más escuchados sobre los ascensores?
Ago14

¿Cuáles son los mitos más escuchados sobre los ascensores?

El ser humano está rodeado de aparatos que utiliza a diario, y de los cuales sabemos con pelos y señales cuál es su manejo. Pero si hay uno que es realmente un desconocido para el público en general es, sin ninguna duda, el ascensor. El hecho de que la parte mecánica esté en un lugar no visible para la mayoría de los mortales, hace que vuele nuestra imaginación, fantaseando sobre un hipotético funcionamiento que no tiene ni pies ni cabeza. ¿Qué mitos sobre ascensores son los que están más extendidos entre la gente?     ¡Me voy a quedar sin oxígeno! ¿No me digas que no has oído nunca esta afirmación? A pesar de lo que hayamos podido ver en alguna película de terror adolescente hecha en Hollywood, ni la cabina ni las puertas de un ascensor son ni muchísimo menos herméticas. Eso significa que nunca jamás nos vamos a quedar asfixiados, ni por falta de aire dentro de la cabina, ni por falta de aire dentro del hueco del ascensor. Si algún día te quedas encerrado y notas que te ahogas, la única explicación lógica será que te ha dado un ataque de ansiedad. Los ascensores se aguantan de un solo cable Esa es una de las ideas más generalizadas que tenemos sobre los ascensores. ¡Nada más lejos de la realidad! Pensar que una cabina se aguanta de una sola cuerda es una barbaridad. No hay ninguna empresa en el mundo que se arriesgue a que se rompa esa sujeción, con el peligro de que sus ocupantes caigan al vacío. Los elevadores se aguantan por múltiples cables de acero, que nos lo creamos o no, cada uno de ellos podría llegar a soportar la totalidad de peso de la cabina por sí mismo (incluso llena de pasajeros). Solamente se tiene constancia de una caída libre documentada, y fue la que sufrió un ascensor del Empire State Building en 1940 cuando un avión, tras una colisión, acabó cortando los cables. Así que, a partir de ahora, olvidémonos de una catástrofe donde caemos al vacío por culpa de que nada nos sujeta.     ¿Y si a mitad recorrido se abren las puertas? Si tienes más de 40, recordarás que hace muchos años las puertas que cerraban la cabina de los ascensores no existían. Nos metíamos en el elevador, cerrábamos la puerta de nuestro rellano, pulsábamos la planta donde queríamos ir, y mirábamos atónitos como pasaba por delante de nuestras narices una pared. Evidentemente, esa situación era peligrosísima, sobre todo para los niños, que sentían verdadera atracción a tocar ese tabique. Eso ahora no ocurre. Uno de los avances en...

Leer Más
¿Estamos perdiendo la costumbre de charlar dentro de los ascensores?
Ago01

¿Estamos perdiendo la costumbre de charlar dentro de los ascensores?

El pasado 26 de Julio se celebró el Día de las Charlas en el Ascensor, y eso nos hizo pensar: ¿cuáles son las conversaciones más habituales que tenemos cuando nos metemos dentro de un elevador? ¿Nos comunicamos menos que hace años? Seamos realistas, los ascensores son un lugar incómodo para hablar. Estás atrapado en una caja suspendida por cables, mientras te desplazas a través de un agujero hasta llegar a tu destino. Si a eso le unimos que, en muchas ocasiones, tenemos que compartir ese espacio tan minúsculo con alguien que, con un poco de suerte, puedes llegar a conocer… o tal vez no, el trayecto puede llegar a ser muy incómodo. La mayoría de nosotros permanecemos callados, mirando hacia la puerta, observándonos en el espejo, jugando con nuestros teléfonos móviles o chequeando los monitores en los que se muestran las últimas noticias. ¿Qué pasaría si rompiésemos esa barrera que nos ponemos nosotros mismos, y hablásemos con quien se encuentra a nuestro lado? ¿Te has parado a pensar que un viaje en ascensor no es obligatorio que sea aburrido, incómodo, tedioso y triste? ¿De qué podemos llegar a hablar en tan corto periodo de tiempo? Antes que nada, debemos tener claro que, en una sociedad como la nuestra, donde todo molesta y por cualquier tontería nos sentimos ofendidos, debemos evitar ciertos temas que levantan pasiones (en ocasiones demasiado descontroladas): – La religión. – El deporte, sobre todo si se trata de fútbol. ¡Parece que nos vaya la vida en ello! – La política, principalmente si no tenemos ni idea de cuáles son las tendencias políticas de quien tenemos delante. ¡Lo que no queremos es acabar discutiendo en un tiempo récord de 15 segundos! Y entonces, ¿qué temas deberíamos poder tratar con nuestros compañeros de viaje? ¿Es la primera vez que ves a esa persona en tu comunidad de vecinos o en el trabajo? Qué tal te parece un: ¿eres el nuevo vecino? O qué tal un: no hace mucho que trabajas aquí, ¿verdad? Este tipo de preguntas son las que ayudan a romper el hielo, y a integrar en un entorno desconocido a quien llega por primera vez a un lugar donde todo el mundo se conoce. Y quien sabe, ¡posiblemente el que tienes delante se pueda convertir, en un futuro, en uno de tus mejores amigos! Las películas y las series son un tema también bastante recurrente, sobre todo si sabes que estás compartiendo ascensor con alguien con el que también compartes ciertos gustos televisivos. ¿Quién no ha hablado alguna vez con su vecino sobre el último capítulo de Vikings, Years & Years, o de Juego de Tronos?...

Leer Más
Las tormentas de verano. ¿Cómo afectan a nuestro ascensor?
Jun06

Las tormentas de verano. ¿Cómo afectan a nuestro ascensor?

Hace muy pocos días que hemos entrado en el mes de junio. Un mes en el que decimos adiós a la primavera, donde el ambiente empieza a oler a vacaciones y en el que empezamos a sufrir el aumento de las temperaturas y con ellas, se intensifica un fenómeno meteorológico muy habitual en esta época del año: las tormentas. Pero… ¿alguna vez nos hemos planteado cómo afecta algo tan aparentemente insignificante como una tormenta a nuestros ascensores? ¿Sabemos que una tormenta puede dar lugar a una avería en nuestro ascensor? ¿Qué precauciones debemos seguir cuando empieza a llover a cántaros en nuestra ciudad?     ¿Qué le puede ocurrir a nuestro ascensor en un día tormenta? – Un cortocircuito debido a posibles filtraciones dentro de la sala de máquinas. – Inundaciones en el foso a consecuencia de la gran cantidad de agua caída en el exterior. – Falta del suministro de electricidad, con la consecuente parada de la cabina, provocada en la mayor parte de los casos por un problema eléctrico en el aparato, o bien una avería a causa de la caída de un rayo en la central eléctrica. El agua es uno de los mayores enemigos que puede llegar a tener un ascensor, por lo que la lluvia, la humedad y los rayos (sobre todo estos últimos) son un factor de riesgo. Ante todo debemos tener mucha precaución en estos casos. Debemos evitar en la medida de lo posible hacer uso de los elevadores cuando estamos en medio de una tormenta. Para nuestra tranquilidad, debemos dejar claro que no nos puede ocurrir nada terrible dentro, pero podemos encontrarnos que pasemos más tiempo del que desearíamos realizando un simple trayecto de seis plantas.     ¿Qué debemos hacer en el caso de quedarnos encerrados? – Ante todo debemos tener paciencia. Tenemos que pensar que, si nos hemos quedado parados a consecuencia de una tormenta, con toda probabilidad no somos los únicos que estamos en esta desagradable situación. Así que tanto los bomberos como los técnicos de nuestra empresa de ascensores seguramente deben estar desbordados. Por lo tanto, no desesperemos, en cuanto puedan nos rescatarán. – Es complicado llevarlo a cabo, sobre todo si padecemos de claustrofobia, pero debemos mantener siempre la calma. De nada nos va a servir gritar como locos o aporrear las paredes y puerta de la cabina para que nos saquen antes. Eso solo empeora nuestra situación y la de los que nos acompañan o nos escuchan desde el exterior. Relajarnos mediante la respiración nos puede ayudar muchísimo. – Emplear el tiempo que vamos a estar dentro del ascensor haciendo cosas productivas, que hagan que...

Leer Más
¿Quieres pasar miedo en un ascensor? ¡Visita el Hotel Hollywood Tower!
Abr25

¿Quieres pasar miedo en un ascensor? ¡Visita el Hotel Hollywood Tower!

Al igual que el crepúsculo que existe entre la luz y la sombra, hay en la mente una zona desconocida en la cual todo es posible. Podría llamarse la dimensión de la imaginación, una dimensión desconocida donde nacen sucesos y cosas extraordinarias como lo que ahora vamos a ver. ¿Que no es posible? Todo es posible en el reinado de la mente. Todo es posible en la «Dimensión Desconocida». Así es como empezaba la serie de terror y misterio de los primeros años de la década de los 60, «Twilight Zone» (o como se llamó en España: «La Dimensión Desconocida»), que sirvió de inspiración a la que es, posiblemente, una de las atracciones más emocionantes de Disney’s Hollywood Studios de Orlando. Todo comenzó el día 31 de octubre de 1939. Cinco personas de la misma familia desaparecieron misteriosamente, sin dejar rastro, cuando un rayo cayó en el hueco del ascensor del Hotel Hollywood Tower. A raíz de este fatal suceso, el Hotel cerró sus puertas hundiéndose en el más completo de los abandonos. La Torre del Terror de la Twilight Zone lleva a todos sus huéspedes a un aterrador viaje a través del tiempo para descubrir qué les pudo llegar a suceder a los pasajeros que decidieron meterse en un ascensor, en un día de tormenta, la noche de Halloween de 1939. Disney tiene originales, emocionantes e increíbles atracciones, y esta no podía ser una excepción. Una atmósfera terrorífica invade a todo aquel que se adentra en el apocalíptico Hotel. Miles de turistas cada año, ávidos de grandes emociones, recorren sus estancias llenas de polvo y telarañas, donde se amontonan libros de visitas de la época, teléfonos antiguos, muebles de antaño, y obras de arte de principios del S.XX. El recorrido inicial finaliza en la biblioteca. Allí, a través de una televisión antigua, se puede ver un vídeo en blanco y negro donde Rod Serling, presentador, guionista y director de la serie original «La Dimensión Desconocida», informa sobre las sensaciones que están a punto de experimentar los «huéspedes» en sus propias carnes. Después de ver la explicación, los invitados bajan a la sala donde se encuentran las calderas, y allí acaban subiendo a uno de los ascensores del edificio. Despídete del mundo real… ¡comienza la diversión! Una gran cabina de ascensor llena de asientos, comienza a desplazarse a través de las oscuras y abandonadas plantas del Hotel Hollywood Tower. Efectos especiales con juegos de luces, portazos, fantasmas, ruidos de cadenas, tic tac de relojes,… aterrorizan a los pasajeros. De repente, el elevador, fuera de control, se para y sube con rapidez hasta el piso número trece, para caer posteriormente...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies