¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
¿Cuáles son los mitos más escuchados sobre los ascensores?
Ago14

¿Cuáles son los mitos más escuchados sobre los ascensores?

El ser humano está rodeado de aparatos que utiliza a diario, y de los cuales sabemos con pelos y señales cuál es su manejo. Pero si hay uno que es realmente un desconocido para el público en general es, sin ninguna duda, el ascensor. El hecho de que la parte mecánica esté en un lugar no visible para la mayoría de los mortales, hace que vuele nuestra imaginación, fantaseando sobre un hipotético funcionamiento que no tiene ni pies ni cabeza. ¿Qué mitos sobre ascensores son los que están más extendidos entre la gente?     ¡Me voy a quedar sin oxígeno! ¿No me digas que no has oído nunca esta afirmación? A pesar de lo que hayamos podido ver en alguna película de terror adolescente hecha en Hollywood, ni la cabina ni las puertas de un ascensor son ni muchísimo menos herméticas. Eso significa que nunca jamás nos vamos a quedar asfixiados, ni por falta de aire dentro de la cabina, ni por falta de aire dentro del hueco del ascensor. Si algún día te quedas encerrado y notas que te ahogas, la única explicación lógica será que te ha dado un ataque de ansiedad. Los ascensores se aguantan de un solo cable Esa es una de las ideas más generalizadas que tenemos sobre los ascensores. ¡Nada más lejos de la realidad! Pensar que una cabina se aguanta de una sola cuerda es una barbaridad. No hay ninguna empresa en el mundo que se arriesgue a que se rompa esa sujeción, con el peligro de que sus ocupantes caigan al vacío. Los elevadores se aguantan por múltiples cables de acero, que nos lo creamos o no, cada uno de ellos podría llegar a soportar la totalidad de peso de la cabina por sí mismo (incluso llena de pasajeros). Solamente se tiene constancia de una caída libre documentada, y fue la que sufrió un ascensor del Empire State Building en 1940 cuando un avión, tras una colisión, acabó cortando los cables. Así que, a partir de ahora, olvidémonos de una catástrofe donde caemos al vacío por culpa de que nada nos sujeta.     ¿Y si a mitad recorrido se abren las puertas? Si tienes más de 40, recordarás que hace muchos años las puertas que cerraban la cabina de los ascensores no existían. Nos metíamos en el elevador, cerrábamos la puerta de nuestro rellano, pulsábamos la planta donde queríamos ir, y mirábamos atónitos como pasaba por delante de nuestras narices una pared. Evidentemente, esa situación era peligrosísima, sobre todo para los niños, que sentían verdadera atracción a tocar ese tabique. Eso ahora no ocurre. Uno de los avances en...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies