¿Eres Presidente de tu Comunidad? - Tenemos un mensaje para ti
¿Por qué dejaron de existir los ascensoristas?
Ago28

¿Por qué dejaron de existir los ascensoristas?

Desde este blog hemos querido hacer un pequeño homenaje a una de las profesiones que, como tantas otras, se han extinguido de nuestras ciudades a consecuencia de los avances tecnológicos: los ascensoristas. Antiguamente, nos rodeábamos de una tecnología tan complicada de utilizar, que necesitábamos ser ayudados por profesionales para hacer uso de ella. Hoy en día sería impensable tener que ponernos antes en contacto con una telefonista para poder llamar a un familiar, o necesitar un chófer para poder coger un automóvil. Pues bien, eso mismo nos ocurría cada vez que queríamos coger un ascensor, ya que su mecanismo era tan complejo que requeríamos tener presente la figura de un ascensorista.     La profesión de ascensorista no era una tarea sencilla. Tenemos que pensar que ese tipo de trabajadores controlaban el funcionamiento del ascensor manualmente, a través de un reóstato en forma de palanca. Este mecanismo se situaba dentro de la cabina y desde él se podía controlar la velocidad, y si éste necesitaba moverse hacia los pisos superiores o inferiores. Otra de sus funciones del ascensorista era abrir y cerrar las puertas manualmente (podemos asegurar que no era una tarea nada cómoda) para permitir el flujo de usuarios y garantizar su seguridad durante todo el trayecto. Pero si había una operación que entrañaba una dificultad mayor dentro del ascensor era la de alinear correctamente, y con una suavidad casi imperceptible, la cabina con los diferentes pisos para posibilitar la entrada y la salida de los pasajeros de forma fiable. Pero el trabajo de un ascensorista no se limitaba únicamente a que el ascensor funcionase como un reloj suizo. Sus funciones iban mucho más lejos: ¡eran unos increíbles relaciones públicas! Atendían a los pasajeros con amabilidad y les daban toda aquella información que ellos necesitaban. En los edificios de oficinas informaban sobre las empresas, y en qué despacho se encontraban; en las comunidades de vecinos informaban de dónde podían encontrar a una persona en concreto; y en los grandes almacenes daban todo tipo de información sobre dónde se encontraban los diferentes departamentos, y en muchas ocasiones dónde se podía encontrar un producto determinado. Conocían con pelos y señales lo que ocurría en el edificio donde trabajaban. Eran personas discretas que sabían cuál era la gente que entraba y salía del edificio, y que protegía a sus vecinos de visitas extrañas y de poco fiar.     Este tipo de trabajadores fueron increíblemente comunes durante la última década del S.XIX y las primeras del S.XX. Pero los avances tecnológicos durante los años 60 y 70, hicieron que se reemplazase la figura del ascensorista por máquinas más modernas y automatizadas,...

Leer Más
¿Cuáles son los mitos más escuchados sobre los ascensores?
Ago14

¿Cuáles son los mitos más escuchados sobre los ascensores?

El ser humano está rodeado de aparatos que utiliza a diario, y de los cuales sabemos con pelos y señales cuál es su manejo. Pero si hay uno que es realmente un desconocido para el público en general es, sin ninguna duda, el ascensor. El hecho de que la parte mecánica esté en un lugar no visible para la mayoría de los mortales, hace que vuele nuestra imaginación, fantaseando sobre un hipotético funcionamiento que no tiene ni pies ni cabeza. ¿Qué mitos sobre ascensores son los que están más extendidos entre la gente?     ¡Me voy a quedar sin oxígeno! ¿No me digas que no has oído nunca esta afirmación? A pesar de lo que hayamos podido ver en alguna película de terror adolescente hecha en Hollywood, ni la cabina ni las puertas de un ascensor son ni muchísimo menos herméticas. Eso significa que nunca jamás nos vamos a quedar asfixiados, ni por falta de aire dentro de la cabina, ni por falta de aire dentro del hueco del ascensor. Si algún día te quedas encerrado y notas que te ahogas, la única explicación lógica será que te ha dado un ataque de ansiedad. Los ascensores se aguantan de un solo cable Esa es una de las ideas más generalizadas que tenemos sobre los ascensores. ¡Nada más lejos de la realidad! Pensar que una cabina se aguanta de una sola cuerda es una barbaridad. No hay ninguna empresa en el mundo que se arriesgue a que se rompa esa sujeción, con el peligro de que sus ocupantes caigan al vacío. Los elevadores se aguantan por múltiples cables de acero, que nos lo creamos o no, cada uno de ellos podría llegar a soportar la totalidad de peso de la cabina por sí mismo (incluso llena de pasajeros). Solamente se tiene constancia de una caída libre documentada, y fue la que sufrió un ascensor del Empire State Building en 1940 cuando un avión, tras una colisión, acabó cortando los cables. Así que, a partir de ahora, olvidémonos de una catástrofe donde caemos al vacío por culpa de que nada nos sujeta.     ¿Y si a mitad recorrido se abren las puertas? Si tienes más de 40, recordarás que hace muchos años las puertas que cerraban la cabina de los ascensores no existían. Nos metíamos en el elevador, cerrábamos la puerta de nuestro rellano, pulsábamos la planta donde queríamos ir, y mirábamos atónitos como pasaba por delante de nuestras narices una pared. Evidentemente, esa situación era peligrosísima, sobre todo para los niños, que sentían verdadera atracción a tocar ese tabique. Eso ahora no ocurre. Uno de los avances en...

Leer Más
¿Estamos perdiendo la costumbre de charlar dentro de los ascensores?
Ago01

¿Estamos perdiendo la costumbre de charlar dentro de los ascensores?

El pasado 26 de Julio se celebró el Día de las Charlas en el Ascensor, y eso nos hizo pensar: ¿cuáles son las conversaciones más habituales que tenemos cuando nos metemos dentro de un elevador? ¿Nos comunicamos menos que hace años? Seamos realistas, los ascensores son un lugar incómodo para hablar. Estás atrapado en una caja suspendida por cables, mientras te desplazas a través de un agujero hasta llegar a tu destino. Si a eso le unimos que, en muchas ocasiones, tenemos que compartir ese espacio tan minúsculo con alguien que, con un poco de suerte, puedes llegar a conocer… o tal vez no, el trayecto puede llegar a ser muy incómodo. La mayoría de nosotros permanecemos callados, mirando hacia la puerta, observándonos en el espejo, jugando con nuestros teléfonos móviles o chequeando los monitores en los que se muestran las últimas noticias. ¿Qué pasaría si rompiésemos esa barrera que nos ponemos nosotros mismos, y hablásemos con quien se encuentra a nuestro lado? ¿Te has parado a pensar que un viaje en ascensor no es obligatorio que sea aburrido, incómodo, tedioso y triste? ¿De qué podemos llegar a hablar en tan corto periodo de tiempo? Antes que nada, debemos tener claro que, en una sociedad como la nuestra, donde todo molesta y por cualquier tontería nos sentimos ofendidos, debemos evitar ciertos temas que levantan pasiones (en ocasiones demasiado descontroladas): – La religión. – El deporte, sobre todo si se trata de fútbol. ¡Parece que nos vaya la vida en ello! – La política, principalmente si no tenemos ni idea de cuáles son las tendencias políticas de quien tenemos delante. ¡Lo que no queremos es acabar discutiendo en un tiempo récord de 15 segundos! Y entonces, ¿qué temas deberíamos poder tratar con nuestros compañeros de viaje? ¿Es la primera vez que ves a esa persona en tu comunidad de vecinos o en el trabajo? Qué tal te parece un: ¿eres el nuevo vecino? O qué tal un: no hace mucho que trabajas aquí, ¿verdad? Este tipo de preguntas son las que ayudan a romper el hielo, y a integrar en un entorno desconocido a quien llega por primera vez a un lugar donde todo el mundo se conoce. Y quien sabe, ¡posiblemente el que tienes delante se pueda convertir, en un futuro, en uno de tus mejores amigos! Las películas y las series son un tema también bastante recurrente, sobre todo si sabes que estás compartiendo ascensor con alguien con el que también compartes ciertos gustos televisivos. ¿Quién no ha hablado alguna vez con su vecino sobre el último capítulo de Vikings, Years & Years, o de Juego de Tronos?...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies